Skip to main content

Noticia

Motor

Top Gear se supera haciendo puenting con un Rover Metro

Top Gear hace puenting

Si alguien pensaba que el nivel de locuras de Top Gear ya era suficientemente alto, la nueva temporada ha probado que son capaces de superarse a sí mismos. Y es que en su estreno, que tuvo lugar el fin de semana pasado, hicieron puenting. Hasta aquí puede parecer algo normal para quienes aman la adrenalina y no tienen vértigo. Sin embargo, Top Gear le dio una vuelta más a la experiencia: hicieron puenting montados en un Rover Metro.

En los avances que habían publicado iban dando píldoras de lo que habían preparado: una carrera en la que se enfrentaban el F35 Lightning contra el McLaren Speedtail, un Subaru Impreza de Colin McRae o, incluso, la presencia del Volkswagen ID.R. En esos vídeos también pudimos ver un coche haciendo puenting y este fue el plato fuerte de la primera entrega de Top Gear que emitió la BBC el pasado 26 de enero. Un capítulo en el que el protagonista fue un coche que colgada desde lo alto de una presa.

Top Gear hace puenting

Superar al Ariel Atom

El coche era un Rover Metro y dentro estaba Freddie Flintoff. El objetivo era conseguir que el citado modelo alcanzase 60 mph (96,56 kilómetros por hora) en tan sólo dos segundos para ser más rápido que un Ariel Atom, teniendo en cuenta que éste es un coche deportivo de altas prestaciones. Parece una misión compleja, pero Flintoff cuenta con la gravedad de su lado en una caída que tiene 540 pies de distancia (164,59 metros).

El vídeo que acompaña a esta información nos muestra a al presentador un poco nervioso e, incluso, es capaz de transmitirnos el miedo cuando asegura que es “una de las cosas más horribles” que ha hecho en su vida. Aunque, sin duda, lo más escalofriante es su grito. Una reacción lógica si tenemos en cuenta la situación: no es lo mismo decidir por ti mismo que quieres hacer puenting, subirte a la plataforma y lanzarse teniendo el control… que dejarlo en manos de otras personas.

Top Gear hace puenting

Con el freno de mano puesto, eso sí

Y es que a esto hay que añadir lo que Top Gear tardó en poner el Rover Metro en la posición correcta para el salto o el tiempo que Freddie Flintoff permaneció sentado en el coche, apuntando al vacío, mientras se inmortalizaba el momento. Es demasiado tiempo para pensar y para cuestionarse si todo el mecanismo de cuerdas y cables soportarán a un coche haciendo puenting en el momento en el que alguien active la caída. Al menos… el freno de mano estaba puesto.

Finalmente, el salto se llevó a cabo sin ningún problema. Freddie Flintoff sigue al frente de Top Gear junto a Chris Harris y Paddy McGuinness. Eso sí, después del primer programa de la nueva temporada muchos se preguntan si el nivel del resto de episodios estará a la altura de un Rover Metro que hace puenting en una presa que mide 165 metros.

Más:

Top Gear

Y además