Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Tesla se convierte en la marca más vendida en este país de Europa

Tesla Model 3

Con mayo, llegaron los números que confirmaron lo que todos sabíamos: las ventas de coches se habían desplomado completamente. La crisis del coronavirus no sólo paró las industrias, también cerró los concesionarios y las matriculaciones no han podido resistir el envite. Hemos sido testigos de ello en España, pero la situación se ha repetido por toda Europa. Sin embargo, en medio del caos también hay algo de esperanza. Al menos para Tesla, que ha sido la marca con más ventas en uno de los países europeos.

Abril ha sido el peor mes de Reino Unido en las últimas siete décadas. Las restricciones del Covid-19 provocaron una caída del 97% en sus ventas. Entre las cifras de este desastre, rescatamos las matriculaciones de compradores particulares: 871 unidades que, en su mayoría, eran vehículos ordenados previamente… y entre los que destaca un modelo de Tesla: el Tesla Model 3.

Tesla Model 3

Los coches eléctricos

No es de extrañar puesto que los coches eléctricos fueron los que sufrieron la caída más modesta: un 10% aproximadamente. No en vano, el segundo modelo que más matriculaciones acumuló fue el Jaguar I-Pace (367). El Model 3, por lo tanto, fue el coche más vendido durante el mes de abril con 658 unidades, una cifra en la que influye el hecho de poder comprar online los vehículos de Tesla.

Sin embargo, en términos generales son otros modelos los que encabezan el ranking de 2020 en Reino Unido. El Ford Fiesta sigue siendo el vehículo más vendido en estos primeros cuatro meses del año con casi 16.000 modelos. El Volkswagen Golf y el Ford Focus ocupan el segundo y el tercer lugar, con más de 14.000 unidades cada uno en el mismo período.

Tesla Model 3

El peor mes desde la II Guerra Mundial

Estas cifras generan algo de esperanza en un mercado que, como tantos otros, ha sufrido un duro golpe. En Reino Unido el confinamiento llegó a finales de marzo cuando su primer ministro, Boris Johnson, ordenó el cierre de determinados establecimientos como parte de un esfuerzo por contener la pandemia de coronavirus. La consecuencia evidente para el sector del motor está a la vista. Según los datos de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles (SMMT) británica se vendieron poco más de 4.320 vehículos.

Esta cifra engloba a compradores privados, empresas y flotas y destaca si la comparamos con los datos que hay de abril de 2019: durante aquel mes se matricularon unas 161.000 unidades. La conclusión no dejar lugar para las dudas: ha sido la caída más fuerte de los tiempos modernos. No en vano, sólo hay una cifra inferior: la de febrero de 1946 cuando se vendieron 4.044 coches en una Gran Bretaña que luchaba por recuperar el equilibrio tras la Segunda Guerra Mundial.

Y además