Noticia

Estilo de vida

¿Sexo en el coche? Consejos para disfrutar al máximo

¿Sexo en el coche? Consejos para disfrutar al máximo

Luis Meyer

19/05/2015 - 15:08

El sexo no entiende de horas, ni de lugares... Y acabar enredando brazos y piernas en el angosto habitáculo de un coche no es ninguna rareza. Es más, quién no ha acabado practicando sexo en el coche alguna vez... Aquí tienes algunos consejos para que tus relaciones amorosas dentro de un vehículo sean satisfactorias y, de paso, no te cuesten una multa.

La primavera, la sangre altera, y muchas veces pasa lo que pasa, y se acaba practicando sexo en el coche. Ya te lo contábamos aquí mismo, una de cada tres personas ha practicado sexo en el coche en España. La primera regla, antes de iniciar el acto, para no perder el erotismo: ¡tenlo todo ordenado! Si tienes un familiar, el maletero es tu sitio y debe estar despejado, liberado de viejas botellas y pelos de perro, o cartones y bolsas, o lo que sea que normalmente llevas allí. Una manta y un par de cojines mejorarán la experiencia, y además todo se verá más bonito y romántico. 

Por otro lado, lo mejor es conducir hasta un lugar que ya conozcas de antemano, y que os garantice privacidad y que no sufriréis el acoso de mirones. También debe estar lejos de cualquier vivienda: como un vecino receloso llame a la Policía, corréis el riesgo de que os multen por escándalo público.

Sexo en las plazas traseras

Esto requiere que sean espaciosas. Por eso los mejores coches para esto son los familiares y las berlinas amplias. Lo mejor, en cualquier caso, es deslizar los más adelante posible los asientos y respaldos delanteros para tener el mayor espacio de movimientos. Y es que al espacio destinado a las piernas también se le puede sacar mucho partido. Echad a volar la imaginación y entenderéis por qué. Y recordad: cuanto más amplios estéis, más posibilidades hay para cambiar de postura durante el acto.

Cambio de postura

Por supuesto depende del tamaño corporal, pero en las plazas traseras da para hacer la postura del misionero. Ahora bien: si eres hombre y has seguido nuestro consejo anterior para lograr el mayor espacio, también puedes sentarte y que ella se ponga sobre ti a horcajadas. Los cambios de postura siempre enriquecen una relación sexual. ¡Echadle imaginación!

Sexo en un descapotable

A cielo abierto, todo es más divertido, y no solo hablamos de conducir. Aquí la postura perfecta es la de ella sentada sobre él en las plazas delanteras, aunque piensa que si el cabrio no es especialmente espacioso, ella podrá dañarse su pierna derecha con la puerta. En cualquier caso, la experiencia es muy recomendable, pero ojo: en un descapotable debes cuidar aún más el lugar donde vais a practicar sexo. Cuando más aislado, mejor.

Sexo en el maletero

Si tienes un familiar con maletero espacioso, ese debe ser el lugar: echa el freno de mano, e id a la parte trasera. Aquí es donde resultan más fáciles los cambios de postura, ya que es lo que más se asemeja a una cama. Pero ojo: el techo es mucho más bajo que el de tu habitación, así que hay que tener mucho cuidado con la cabeza. Y también con la espalda, ya que la dura superficie de un maletero dista mucho de la de una confortable cama. Si te has equipado con la manta de la que hablábamos antes para usarla de cubierta, esto queda parcialmente solucionado.

¿Te falta espacio?

Aunque tu coche no sea familiar o tenga el maletero pequeño, la parte posterior sigue siendo idónea para practicar sexo. Abrir el portón y sentarla a ella sobre la boca de carga se asemeja mucho a practicar sexo en la encimera de la cocina. Una vez más, eso sí, debes asegurarte de la zona está a salvo de mirones o vecinos picajosos. Recuerda que practicar sexo en la calle está penado por la ley.

Y no te olvides del capó

Este es un gran lugar para echar a volar vuestras fantasías, ya que el sexo sobre el capó tiene un fuerte componente erótico y cinematográfico. Aquí, aparte de busquéis un lugar aislado, solo os damos dos consejos: cuidado con practicar el sexo con mucha intensidad, algunos chapas no aguantan bien las embestidas y el acto puede acabar con una abolladura y la consiguiente visita al carrocero; y nunca practiquéis sexo nada más aparcar el coche. Los capós suelen estar a elevada temperatura y ella podría sufrir severas quemaduras en la espalda. Mejor tomaros un rato antes, practicando en el interior todos los consejos anteriores.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches