Skip to main content

Noticia

F1

La reflexión de Max Chilton sobre la F1: "no es un deporte"

Max Chilton, piloto de Indycar

Para Max Chilton, ex piloto de Marussia, la Fórmula 1 está lejos de ser un deporte. Estas son las razones que ha mostrado el ahora piloto de Indycar.

El británico Max Chilton, ex piloto del equipo Marussia de Fórmula 1, cerró su etapa dentro de la categoría en 2014. Compitió en la parte de atrás de la parrilla y 'sufrió' con cómo se organizó la F1 post 2010, con los tres equipos que entraron en el campeonato sin garantías y que a día de hoy ya han dejado de existir. Aquella época no dejó buen sabor de boca a Chilton, quien asegura que a su parecer la F1 no es un deporte.

Max Chilton, piloto de Marussia en F1

La desigualdad técnica existente en la actualidad en la Fórmula 1, causada en parte por la diferencia presupuestaria entre el primer y último equipo de la parrilla, provoca una enorme distancia entre las escuderías que compiten en la categoría reina. Esto es lo que, por ejemplo, Max Chilton, detesta de la F1.

"El problema que la Fórmula 1 tiene en este momento es que hay una diferencia de cuatro segundos entre el líder y el último coche, y esto no es un deporte de verdad. Lo sería si las diferencias entre todos los que participan fuesen lo más pequeñas posibles", ha explicado el británico a Daily Mirror.

Chilton participó en un total de 35 grandes premios de Fórmula 1 entre los años 2013 y 2014. En todo este tiempo solo abandonó en tres carreras, pero no logró puntuar en ninguna, cosa que sí que hizo su compañero en aquel entonces Jules Bianchi, que en el GP de Mónaco de 2014 acabó noveno y consiguió los dos únicos puntos de la historia del equipo.

Una vez salió de Marussia, que fue vendida a principios de 2015 y se convirtió en Manor, Chilton inició otra aventura en América. Corrió en la Indy Lights (la segunda categoría de la Indycar) aquel año y acabó quinto en la clasificación general. En 2016 dio el salto a la Indycar, donde también ha competido en 2017.

Este año ha sido undécimo en la clasificación final y dejó, sobre todo, buenas sensaciones en las 500 Millas de Indianápolis, donde se mantuvo cerca de los puestos de cabeza y acabó en cuarta posición. De cara a 2018, ha sido confirmado como uno de los pilotos del nuevo equipo Carlin.

Encantado en la Indycar

Max Chilton en las 500 Millas de Indianápolis

Chilton asegura estar encantado en la Indycar, principalmente porque las diferencias entre las escuderías son mínimas. Casi cualquier piloto puede ganar. La única diferencia reside en los motores.

"El mundo del motor nunca va a ser así (igualado), es imposible, pero en la Indycar el año que viene vamos a ver una categoría monomarca con muy pocas diferencias entre coches. Todo el mundo con el mismo kit aerodinámico luchará entre sí de una forma muy cercana", admite.

En Fórmula 1 es altamente difícil que algo así suceda, sobre todo en momentos en los que quieren atraer tantas marcas del mercado automóvil como sea posible. Ferrari, Mercedes, Renault... quieren sacar pecho de su tecnología ganando al resto. Si todos tienen las mismas herramientas, eso pierde todo el sentido.

Imágenes: Indycar/Sutton Motorsport

Lecturas recomendadas