Skip to main content

Noticia

¿Qué es el caudalímetro? Todo lo que necesitas saber

Caudalímetro

¿Qué es el caudalímetro y cuál es su función? Este dispositivo está catalogado como un sensor y es responsable del correcto funcionamiento de nuestro motor.

Puede que alguna vez hayas sufrido los males de este sistema cuando se avería, o puede que nunca se haya roto en tu coche y simplemente te interese saber lo que es el caudalímetro. Sea como fuere, a continuación vamos a conocer para qué sirve este dispositivo y cuál es su función en el correcto funcionamiento del motor de nuestro coche, así como los posibles fallos o averías que puede tener y sus consecuencias.

No te pierdas: Filtro de partículas: todo lo que debes saber

El caudalímetro es un sensor que se encarga de medir la cantidad de aire aspirado por el motor y de controlar la necesidad de combustible y los niveles de gases emitidos. Según nuestros compañeros de la Red Operativa de Desguaces Españoles (RO-DES), el caudalímetro es también conocido como debímetro y es el dispositivo electrónico “encargado de medir la masa de aire que entra en el colector de admisión desde el exterior” y de enviar esta información a la ECU del vehículo.

Tanto en diésel como en gasolina

El caudalímetro lo encontramos, tanto en los vehículos con motores diésel como gasolina, en la salida del filtro de aire, en el tubo de admisión, el camino que debe recorrer el aire ya filtrado para llegar a los cilindros y efectuar la combustión. Actualmente, los coches modernos equipan los caudalímetros HMF o LMS, los cuales funcionan a través de película caliente.

Para su funcionamiento, estos debímetros emplean un sensor térmico que se encarga de elevar la temperatura hasta los 120º C. Una vez el aire exterior empieza a circular por su interior, irá enfriando el sensor, por lo que, con el objetivo de mantener esta temperatura de trabajo, empleará una corriente eléctrica específica. Esta cantidad de electricidad es la que usará como medida para controlar la masa de aire que entra al motor.

Existen, además, dos tipos diferentes de caudalímetros: los que se encargan de medir la cantidad de aire que entra al motor en los sistemas mecánicos, los cuales emplean una “mariposa que llega el espacio vacío del colector cuando el aire entra y succionan los cilindros”; y luego los que encontramos en los sistemas de inyección electrónicos, donde el sensor envía las mediciones a la centralita para que ésta sepa la cantidad de combustible necesario que debe inyectar para una combustión óptima. Además, este sistema es el encargado de activar los sistemas de recirculación de gases de escape, como la válvula EGR.

Posibles fallos del caudalímetro

Al tratarse de un dispositivo electrónico o sensor de medición, éste es monitorizado en todo momento por la centralita del vehículo, por lo que, en caso de avería o fallo, el coche pasará a modo de emergencia y limitará la presión de sobrealimentación. De esta forma, percibiremos que el caudalímetro está fallando cuando acusa:

  • Una falta de potencia. 
  • Una alteración del funcionamiento del motor. 
  • Las emisiones de escape con humo muy oscuro o negro.

Mantenimiento del caudalímetro

¿Podemos llevar a cabo algún tipo de mantenimiento en el caudalímetro? Así es y, a continuación te revelamos algunos consejos que te permitirán alargar la vida útil de este sistema. Lo primero que debes tener en cuenta es el filtro de aire. Éste se encarga de limpiar el aire exterior para que llegue lo más puro posible al motor y efectuar así una correcta combustión. Sin embargo, si éste se obstruye por exceso de suciedad, no permitirá el paso correcto de la cantidad de aire necesaria.

Para ello, es recomendable reemplazar el filtro de aire entre los 10.000 y los 15.000 kilómetros en función del uso y el tipo de vías por las que circulemos. Al mismo tiempo, un buen aceite para el cárter y que se encuentre en buen estado puede contribuir al correcto funcionamiento del caudalímetro. Esto se debe a que los “gases de aceite que proceden del cárter y se recuperan en la admisión del automóvil también podrían llegar a dañar el medidor de masa de aire”.

La carbonilla es otro de los problemas que pueden afectar al sensor, la cual puede aparecer por circular a baja velocidad, especialmente en ciudad, mientras que la humedad podría también afectar al flujómetro. Este problema, aunque menos probable, es acusado por coches que se encuentran en zonas costeras. Lo más recomendable es mantenerlo alejado de estas zonas y extremar la precaución cuando el clima no es favorable.

Fuente: RO-DES | Foto: eBay

Lecturas recomendadas