Skip to main content

Noticia

Motor

Lo que pueden hacer (y lo que no) los coches con etiqueta C en las ZBE

coche Etiqueta C

En el escalafón de etiquetas de la DGT, la C ocupa una posición intermedia que, de momento es cómoda: los B están de colchón para las próximas restricciones, asé que a priori les queda algo de cuerda. Sin embargo, esto no implica que dispongan de total libertad: lo que pueden hacer (y lo que no) los coches con etiqueta C en las ZBE.

Lo primero es tener claro que no todas las Zonas de Bajas Emisiones operan de la misma manera, así que desgranemos cómo funcionada cada una de ellas.

ZBE Madrid 360

También conocido como Madrid Central, dado que fue la primera ZBE que se activó, es en la que la mayoría de los conductores tienen claro el funcionamiento: cualquier coche con etiqueta C puede entrar pero solo si va a aparcar en un estacionamiento público o privado. Además, los que estén registrados como empadronados en la zona, tienen libre circulación.

Ahora empieza una larga lista de excepciones que es exactamente igual que las de los coches con etiqueta B: autónomos o empresas que trabajen en la zona, vehículos de movilidad reducida, accesos para ir a un taller, para ir a dejar o recoger a alumnos de primaria o secundaria, colectivos cualificados o trabajadores con horario nocturno (00:00 a 06:00 horas).

ZBE Madrid Distrito Centro

Es una Zona de Bajas Emisiones de Madrid más amplia, que integra Madrid 360 y se amplía hasta la M-30. Va a crecer de manera paulatina hasta ocupar toda la capital, pero por el momento, y no se ha anunciado que la cosa vaya a cambiar, los coches con etiqueta C pueden circular con completa libertad. 

Lo que pueden hacer (y lo que no) los coches con etiqueta B en las ZBE

ZBE Plaza Elíptica

Situación similar ocurre con la Zona de Bajas Emisiones de Plaza Elíptica, el lugar más contaminado de la capital: se ha vetado el acceso a los coches sin etiqueta, pero los que tienen la pegatina medioambiental C de la DGT pueden acceder sin ningún problema.

ZBE Barcelona

Barcelona opera con un régimen similar, en el que los coches que están vetados son los que no tienen etiqueta, pero los C no tienen restricciones de acceso, ni de circulación ni de aparcamiento.

Y además