Skip to main content

Noticia

¿Puede un accidente de tráfico a baja velocidad ser mortal? Sí, y te contamos por qué

Accidente de tráfico
El correcto uso de los dispositivos de seguridad de un vehículo, además de otras conductas, puede ser la diferencia entre que un accidente de tráfico suponga un susto o una desgracia. Te contamos por qué.

¿Viajas en coche con objetos sueltos dentro de él? ¿Tumbas el respaldo de tu asiento? ¿Pones los pies sobre el salpicadero? ¿Te colocas el cinturón de forma holgada? Muchos de nosotros llevamos a cabo estas prácticas, especialmente cuando vamos a completar desplazamientos cortos a poca velocidad. Pues bien, ni siquiera esto último nos asegura que un accidente de tráfico pueda ser mortal. Así lo afirman el RACE y Goodyear, que han hecho un estudio acerca de este tipo de negligencias y su relación con los siniestros fatales. Y, como decíamos, no hace falta correr. Un mal golpe a 56 km/h y...

¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

Los errores más habituales que cometemos los ocupantes de los vehículos en España son viajar con objetos sueltos en el habitáculo, recostar el respaldo del asiento, hacer un mal uso del cinturón de seguridad y colocar las piernas en el salpicadero del coche. Cualquiera de estas conductas es incompatible con la vida cuando se produce un accidente, aunque éste sea a la mencionada velocidad, que es a la que se ha hecho el estudio.

Accidente de tráfico
Un accidente de tráfico puede tener consecuencias fatales aunque viajemos a baja velocidad.

En el caso del conductor, las consecuencias de un accidente de tráfico cuando existe alguna negligencia de este tipo son, por ejemplo, una presión ejercida por los ocupantes traseros de nada más y nada menos que dos toneladas. También se produce una aceleración del cuello y la cabeza superiores a la resistencia humana. En el caso del copiloto se ha observado durante los crash test una compresión del tórax que supera el doble del límite tolerable por una persona, además del golpeo de la cabeza contra las piernas. Éstas, por cierto, pueden llegar a romper la luna delantera..

No te pierdas: Aprende a colocar correctamente el cinturón de seguridad

Un accidente de tráfico de estas características supone para los ocupantes de los asientos traseros el poder aplastar a un hipotético bebé que viaje delante, o bien rebotar sin control contra el techo y los laterales del coche. En cualquier caso, las consecuencias son fatales.

Accidente de tráfico
Poner las piernas sobre el salpicadero puede suponer una gravísima lesión en caso de accidente de tráfico.

Para evitar que una situación de éstas acabe en drama el RACE y Goodyear recomiendan llevar siempre puesto el cinturón de seguridad, independientemente del tipo de vía, de la plaza utilizada o distancia que se recorra, ajustarlo ceñido al cuerpo evitando ropas gruesas, nunca quitarse la banda diagonal, puesto que el cinturón de dos puntos pierde eficacia protectora y puede a ocasionar lesiones de gravedad. También se ha de hacer coincidir en altura la parte superior de la cabeza y el reposacabezas. La parte posterior de la cabeza debe quedar a unos 4 cm. Además hay que colocar el respaldo del asiento con una inclinación máxima de 90 º + 25 º. Recuerda que, cuanto más vertical, más seguro. El conductor ha de colocarse a una distancia mínima de unos 30 centímetros del volante, mientras que el copiloto nunca tiene que poner los pies sobre el salpicadero. Como en casi todas las situaciones de la vida, más vale prevenir que curar.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además