Logo Autobild.es

Prueba Ora Ballet Cat: un “Beetle” eléctrico nacido en China

Prueba Ora Ballet Cat

Redacción AUTO BILD

Aquí, el Beetle es historia desde 1985, y el New Beetle ha tenido una vida fugaz. Pero en China, todavía sigue rodando un coche muy similar, naturalmente de forma eléctrica. Conducimos el Ora Ballet Cat.

Para algunos, es solo una copia descarada, para otros, un homenaje automovilístico. Sin embargo, independientemente de cómo lo evalúen los puristas, fanáticos y admiradores del mítico Volkswagen Beetle, el Ora Ballet Cat es sobre todo la continuación más encantadora de una historia que aparentemente no tiene fin.

Diseño: misma plataforma que el Mini

Porque después de que Volkswagen nos prometiera que el Beetle seguiría funcionando y funcionando, y luego canceló la producción y con dos generaciones del New Beetle solo pudo moderadamente replicar el éxito del clásico, el “Beetle” está de vuelta en China como Ora Ballet Cat por un precio inicial de poco menos de 20.000 euros al cambio. desde hace dos años. Por supuesto, es eléctrico y con una configuración que nunca lograron en Wolfsburgo.

 

Aunque solo mide 4,40 metros de largo y tiene una silueta similar a la original, el Beetle chino ofrece cuatro puertas. Después de todo, como miembro de la familia Great Wall, está construido sobre una moderna plataforma, similar a la que utilizan el Ora 03 disponible aquí y el nuevo Mini Cooper E, con la batería en el suelo y el motor en el eje delantero.

Prueba del GWM ORA 07: un “Panamera” chino en muy buena forma

Externamente, Ora juega deliberadamente con el encanto del pasado, pinta el Beetle chino en dos colores y no escatima en cromo. Pero por dentro, es un coche moderno con equipamiento digital, incluyendo una cámara para selfies con conexión a WeChat, asistentes modernos y algunos extras que ningún fabricante aquí se atrevería a ofrecer.

Los chinos no tienen problema con los clichés anacrónicos y posicionan el Ballet Cat como un coche exclusivamente para mujeres. Hablan con entusiasmo de modernas princesas que están cansadas de soñar con zapatos de cristal y luego despertar en “carrozas” aburridas. 

Instalan en la consola central, adornada con cristales de Swarovski, un compartimento para lápiz labial y otros, y equipa un espejo de maquillaje sobredimensionado con una iluminación de estilo Hollywood adaptada al tono de piel asiático, e incluso consideran la biología femenina en la climatización.

Motor: 171 CV y 250 Nm

Sin embargo, no es mucho más práctico que el New Beetle. Sí, uno se sienta cómodamente en la parte delantera y aún bien en la parte trasera, pero debemos conformarnos con un maletero  comparativamente pequeño en la zaga, en lugar de un "frunk" para mantener la cercanía con el original. 

Porque en el frente, los chinos necesitan espacio para el motor, que actualmente solo está disponible con 171 CV y 250 Nm. Lo alimenta una batería de 50 kWh para 400 kilómetros o de 60 kWh para 500 kilómetros de autonomía, aunque sin carga rápida. En su lugar, deben bastar 6,6 kW, y el pequeño “Beetle” necesita estar enchufado de ocho a diez horas para estar listo para el próximo baile.

Prueba Ora Ballet Cat cockpit

Comportamiento

El confort de conducción en el Ballet Cat es elevado. Es superior a cualquier New Beetle: con el empuje del rotor magnético acelera con ímpetu y la velocidad máxima de 155 km/h es al menos comparable con la de los antiguos modelos.

Con la batería pesada en el suelo, se conduce de manera más firme y elegante, y trabajar con el volante, un poco más pequeño y diseñado específicamente para la manos femeninas (así lo expresa el fabricante chino), nunca fue tan fácil en un Beetle de VW como en el Ballet Cat.

Prueba Ora Ballet Cat zaga

El clon chino no es un nuevo Beetle

Y nunca podrá serlo, porque en cuanto el motor eléctrico empieza a zumbar, se acaban los recuerdos nostálgicos. Un Beetle sin motor bóxer es como Wolfsburgo sin su currywurst.

Esto es también un motivo seguro por el cual Great Wall Motors no piensa ni en sueños en exportar el Ballet Cat a Europa y en su lugar ahora prepara el lanzamiento del Ora 07. Este también tiene un modelo europeo como inspiración, pero permanece anclado en el presente. Porque, dependiendo de la perspectiva, recuerda sospechosamente al Porsche Panamera.

Prueba Ora Ballet Cat lateral

Conclusión

Está claro que el Ora Ballet Cat es una copia descarada del viejo Beetle con medios modernos. Pero el coche tiene encanto y muestra lo que VW podría haber hecho con el Beetle. Especialmente cuando lograron hacerlo con el ID.Buzz. Lo que molesta mucho más que el plagio son los burdos clichés femeninos que Ora maneja con el Ballet Cat. Pero aparentemente esto solo nos afecta a nosotros: en China, este modelo es todo un éxito de ventas.

Etiquetas: Coches chinos

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.