Skip to main content

Noticia

Prueba: Land Rover Works V8. El Defender más veloz de la historia

Prueba del Land Rover Works V8

¿Un Defender con la agilidad de undeportivo? Casi.

5,6 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, en lugar de los 15,8 habituales. Pensarás que estamos hablando de un Range Rover claro. ¡Pero no! Hablamos de un Land Rover Defender. Y no, no nos hemos vuelto locos. Lo hemos comprobado al volante. Prueba: Land Rover Works V8. 

No es un Defender cualquiera, claro. Estamos sentados en uno de los 150 ejemplares de esta variante, concebida para celebrar el 70 cumpleaños de esta leyenda con ruedas. 

La placa que reza Works V8 ya me dice que tengo algo muy especial entre manos. Bajo el cuadrado capó se esconde un V8 que ya usa el Range Rover. Pero la falta el compresor, y como atmosférico entrega 405 CV y 515 Nm de par, que convierten a esta versión corta en el Defender más veloz de todos los tiempos. 

¡Y encima es un devoracurvas!

En el modelo normal nos encontraríamos con el diésel de 122 CV, pero aquí son 405 los que se proyectan al asfalto a través de las cuatro ruedas. Cuando hago kick down, salgo catapultado como su fuera a lomos de un rinoceronte desbocado. La velocidad máxima es de 171 km/h. Puede parecer poco, pero debes tener en cuenta que el modelo normal no pasa de los 145. Lo brutal es que en poco más de 5 segundos ya voy a 100 km/h. 

Prueba del Land Rover Works V8

El motor va a acoplado a una caja automática de ocho velocidades, y lleva ESP. El chasis, claro, se ha retocado, lleva nuevos frenos y estrena amortiguadores, muelles y estabilizadoras. El resultados: sensaciones de conducción nunca conocidas antes al volante de un Defender. 

Pero que esto no lleve a equívoco: no estamos ante una berlina de lujo, ni ante un deportivo. Pero a diferencia del modelo de serie, sigue en línea recta aunque apartes las manos del volante un par de segundos. Y en curvas sorprende el aplomo, que permite pasar muy rápido y traza la trayectoria con precisión. Nada que ver con un Defender tradicional. 

¿Ha perdido el espíritu, entonces? Para nada. En cuanto sales del asfalto, demuestra que sigue siendo un escalador nato. 

Y ya que has llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas

Y además