Skip to main content

Noticia

El presidente de Seat habla de Cataluña: "si esto sigue así, el grupo tiene otras opciones"

Luca de Meo, presidente de Seat, habla de Cataluña
Con "otras opciones" se refiere a otras fábricas...

Luca de Meo, presidente de Seat, ha hablado de la situación de Cataluña y, en particular, de los cortes de carreteras que se están llevando a cabo como parte de las protestas ante la sentencia del procés. Y afirma que "si esto sigue así, el grupo tiene otras opciones".

Multas de 600 euros para los coches que cortan el paso en la AP-7

Con "otras opciones", de Meo se refiere a otras plantas que el grupo tiene "disponibles en casi toda Europa". Y aunque no quiere que sus palabras suenen a amenaza sí dicen que son un "temor", una muestra de "su estado de ánimo".

Luca de Meo ha concedido una entrevista al diario La Vanguardia tras el episodio vivido en Martorell el pasado 18 de octubre, cuando la compañía tuvo que parar la producción para evitar problemas ante la huelga general convocada en Cataluña. El presidente de Seat explica que si decidieron cerrar fue por "prudencia" ante el temor de que no todas las piezas pudieran llegar, pero que el cierre les supuso un daño económico de "decenas de millones de euros".

Preocupación por los inversores

Luca de Meo ha explicado que su "temor" se debe a que la imagen que están proyectando los acontecimientos de Cataluña en el exterior no ayuda y que pueden "asustar" a los inversores.

Seat Martorell montaje

El resumen de sus palabras es que, de momento, no tienen previsto hacer cambios pero que si la situación no mejora, el grupo comenzará a valorar "otras opciones".

El presidente de Seat ha añadido que no entiende por qué desde el Govern viajaban a Alemania para hablar con representantes del grupo Volkswagen. "Les van a decir que me llamen a mi, que para eso tienen mi número de móvil", contesta. "Algunos creen que mi trabajo consiste en ir a Alemania a mendigar dinero", afirma de Meo, afirmación que aprovecha para recordar que Seat se autofinancia desde hace cuatro años y representa el 4% del PIB de Cataluña.

Y además