Noticia

La ostentosa limusina Cadillac fabricada para Donald Trump

La ostentosa limusina Cadillac fabricada para Donald Trump

Ignacio de Haro

24/05/2016 - 14:26

Aquí tienes la historia de la ostentosa limusina que Cadillac fabricó para Donald Trump, un vehículo -en realidad son dos, pues construyeron un par de ejemplares- al que el propio Trump, ahora candidato a la presidencia de Estados Unidos, definió como “la limusina más opulenta jamás construida”.

No te pierdas: La limusina Cadillac de Evita Peron, subastada

Todos sabemos el peculiar gusto que tiene Donald Trump especialmente en todo lo referido a artículos de lujo. Quizá la mejor muestra de lo que decimos sea su gigantesco avión privado, un Boeing 757-200 plagado de detalles decorativos bañados en oro y con capacidad para transportar a 42 pasajeros con el máximo confort. Sin embargo, la palma en este sentido se la tiene que llevar el vehículo que protagoniza este artículo, la ostentosa limusina que Cadillac fabricó para Donald Trump y no lo decimos por su precio, más bien por la historia que hay detrás de este proyecto fallido.

A mediados de la década de 1980, Trump mantuvo una conversación con uno de sus amigos, John Grettenberger, en la que insinuó que lo que Cadillac debería hacer era lanzar una limusina increíble, con gran espacio para la cabeza y todos los ‘juguetes’ que personas como ellos pudieran soñar. Al poco, John, que por aquel entonces era el máximo responsable de la firma automovilística, le llamó para preguntarle si estaría interesado en involucrarse en el proyecto de una limusina Cadillac con características nunca antes vistas, como las que él le había comentado.

Donald Trump dijo que sí, anunciando que habían tomado la decisión de fabricar dos modelos de limusinas Cadillac usando su nombre, con la intención de que posteriormente pasaran a fabricarse en serie y a comercializarse dentro de la gama de productos del fabricante estadounidense.  Así nacieron los prototipos Cadillac Trump Golden Series y Cadillac Trump Executive Series; el primero era definido como “la limusina más opulenta jamás creada”, mientras que del segundo modelo Trump decía que era “lo mismo pero un poco menos lujoso”. Ambas estaban desarrolladas sobre la base de un Cadillac Broughman.

Aunque se trataba de un proyecto oficial de Cadillac, fueron convertidos en limusinas por la compañía Dillinger Coach Works, que pertenecía a otro conocido de Trump, John Staluppi, un adinerado empresario famoso por su afición a los deportivos y a las embarcaciones de grandes esloras. La primera de ellas fue presentada ante el público Atlantic City en 1988, durante la celebración de una muestra exclusiva para automóviles de esta clase, denominada Limousine and Chauffeur Show.

No te pierdas: Donald Trump, ¿el presidente con la mejor colección de coches?

Y lo cierto es que el producto final no decepcionó, pues la ostentosa limusina que Cadillac fabricó para Donald Trump tenía todos los ingredientes que uno puede esperar de este excéntrico multimillonario y también, de un coche estadounidense de finales de la década de 1980: contaba con suntuosos apliques decorativos de madera de palo de rosa, fax, televisión y VCR, un pequeño armario con botellas de diferentes licores y con copas, una trituradora de documentos y también, un par de teléfonos móviles NEC. En el exterior la temática era la misma, pues contaba con una llamativa parrilla delantera (al más puro estilo Rolls-Royce, por cierto), un techo más elevado de lo normal, logotipos identificativos con el sello de Trump y, en el caso de la limusina Trump Golden Series, multitud de elementos decorativos rematados en oro.

Antes de que construyeran estos dos prototipos, Trump se mostró dispuesto a comprar 50 de estas limusinas si finalmente resultaban ser de su agrado, para utilizarlas en varios de sus negocios. Quizá fue por este motivo por el que Cadillac se atrevió a comenzar un proyecto así, pero llegado el momento, tal y como comenta el propio John Grettenberger en su libro “Ready, Set, Go! My Life at General Motors, Cadillac, Oldsmobile, Opel, and Isuzu”, una vez presentados los prototipos y con la aprobación de Trump, jamás recibieron el pedido para fabricar esas 50 unidades. En este enlace puedes ver varias imágenes de una de las dos unidades construidas.

Fuente: CarBuzz, Jalopnik.

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches