Skip to main content

Noticia

Nissan R34 Skyline GT-R: el mejor profeta del futuro es el pasado

Nissan R34 Skyline GT-R

El Nissan R34 Skyline GT-R es un coche mítico que supone un antes y un después en la saga del fabricante japonés. El mejor profeta del futuro es el pasado. El actual Nissan GT-R algo tiene que aprender de su antecesor.

Los fabricantes de coches japoneses tienen una amplia tradición. De entre todas sus obras destacan los coches deportivos, dinámicos y pasionales. Nombres como Nissan Skyline GT-R, Honda S200, Toyota Supra o Datsun 240Z son algunos de los más representativos. Se trata de coches que difieren con los europeos y americanos por concepto, tamaño y enfoque. Suelen responder bien al refrán popular "Lobo con piel de cordero".

El Nissan Skyline GT-R R34 es sin duda uno de los grandes estandartes de la industria automotriz japonesa. Es un coche de culto que se ganó su fama en las carreras. Además, llegó a todas las casas gracias a los videojuegos; su nombre se asocia al de la saga Gran Turismo.

Nissan es de las marcas con mayor tradición en conectar el mundo de los videojuegos con el real. Son muchos los coches de la marca que han servido como emblema para patrocinar las nuevas ediciones de los juegos del motor. Es un movimiento de marketng que después han copiado otras firmas como por ejemplo McLaren.

No te pierdas: Prueba el Nissan GT-R Nismo 2020: misma potencia, más brutal

La saga GT-R continúa con éxito en nuestros días con el Nissan GT-R. El actual pertenece a la generación R35, y pese a que supuso un antes y un después en cuanto a enfoque de producto se refiere, sigue haciendo lucir unas siglas con cada vez más empaque. Todas las generaciones de este coche han sido productos estandarte para Nissan. 

Nissan Skyline GT-R R34, deportivo de la vieja escuela

El Nissan Skyline GT-R R34 es un coche deportivo que sigue una fórmula ganadora. Se trata de un vehículo bien ejecutado y estructurado, por ello es altamente dinámico. El peso no es excesivo y cuenta con un motor de sobra solvente para mover el conjunto con soltura y eficacia. Se trata de un bloque de seis cilindros y 2,6 litros que está apoyado con la acción de los turbocompresores. Es un bloque que en todas las versiones del coche ha ido evolucionando y ampliando su cifra de potencia. 

El interior nos recuerda a los coches de ayer. Como cualquier coche japonés, no es amigo de las estridencias y el exceso de detalles, pero todos los ajustes son correctos. El puesto de conducción es el gran protagonista. Cuenta con un volante redondo y de buen grosor unido a un asiento deportivo. La palanca del cambio de marchas es manual y queda cerca de la mano. Las inserciones son cortas y precisas. En el caso del protagonista del vídeo se ha incorporado una pantalla que indica sobre los parámetros del coche.

El salto del Nissan Skyline GT-R R34 al actual GT-R es muy grande. No tienen mucho en común, pero ambos son el coche deportivo japonés en el que es fácil pensar. Es cierto que cada uno es reflejo de su época, y que el mundo del automóvil ha cambiado mucho en las últimas décadas. Aún así, si algo puede aprender el nuevo del antiguo es la sensación metálica de la sinergia entre coche y máquina. El actual es, aunque lo justo, algo burgués.

Y ya que hemos llegado hasta aquí ¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además