Noticia

Mercedes CLS 2018: profunda renovación

Mercedes CLS 2018
Alex Morán

El Mercedes CLS 2018 trae consigo importantes novedades de confort, tecnológicas y mecánicas.

Cupés de cuatro puertas deportivos hay bastantes en el mercado, pero el Mercedes CLS 2018 viene a ratificar la posición predominante que corresponde al modelo desde que viera la luz hace 15 años, allá por 2003. Responde a sus características bases de dinamismo y deportividad, pero ahonda en aspectos como el confort y la tecnología con elementos heredados en muchas ocasiones de su hermano señorial, la nueva Clase S.

VÍDEO: el Mercedes CLS 2018, al descubierto y en movimiento

Su diseño es reconocible y bastante minimalista, de hecho, puede pecar hasta de ser poco agresivo teniendo en cuenta el tipo de coche que es. La parrilla, con el logo cruzado por un listón cromado, ejerce de principal foco de atención los pilotos de forma triangular parten en los laterales hasta los pasos de rueda delanteros y la parte inferior del paragolpes muestra unas contundentes entradas de aire. Al llegar al capó o los laterales, predominan las superficies lisas con apenas nervios, algo también presente en la zaga, que no muestra ninguna estridencia con dos salidas de escape en un discreto difusor.

Una vez dentro es fácil encontrar el parecido con el Clase S e incluso el Clase E, y es que estamos ante un habitáculo tan lujoso como el de estos. El detalle que más llama la atención a priori es la iluminación ambiental LED, con 64 colores disponibles y que hasta cuenta con difusores de aire retroiluminados. Pero no es el único, puesto que el cuadro de instrumentos está formado por una pantalla personalizable (tres modos: Classic, Sport y Progresive) de 12,3 pulgadas acompañada por una gemela que actúa como consola central. Mercedes también ha puesto atención a los asientos, específicos de este modelo y que en los traseros estrenan una configuración 40:20:40 (abatibles de manera individual) y que permiten ampliar la capacidad del maletero, que de base tiene 520 litros.

Tecnológicamente avanzado

El tecnológico es otro apartado destacado para el modelo, ya que incorpora numerosos asistentes procedentes del Clase S. Así, de serie cuenta con el sistema Pre-Safe, mantenimiento de carril, detector de fatiga, lector de límites de velocidad y Active Brake Assist. La oferta se complementa de manera opcional con el avisador de ángulo muerto, el asistente de maniobra evasiva, el control de crucero adaptativo, la alerta de tráfico cruzado, etc.

En el momento de su lanzamiento estará disponible solo con tres mecánicas de seis cilindros. El CLS 350 d 4MATIC es el de acceso, con 286 CV, 600 Nm, un consumo de 5,6 l/100 km y 148 g/km de CO2. Le sigue el CLS 400 d 4MATIC de 340 CV y 700 Nm, que homologa 5,6 l/100 km y 148 g/km de emisiones de CO2. Hay que hacer mención aparte para el tope de la gama, el CLS 450 4MATIC. Este combina el bloque 3.0 con el sistema de 48 voltios y el EQ Boost, por lo que a sus 367 CV y 500 Nm de par añade 22 CV y 250 Nm eléctricos, gastando 7,5 l/100 y emitiendo 178 g/km.

Como ya es habitual en todos los lanzamientos de Mercedes, habrá un CLS Editon 1 que estará a la venta durante el primer año de comercialización del modelo. Basado en la línea exterior AMG Line, cuenta con faros Multibeam LED, llantas AMG de 20 pulgadas y los logos de la edición. En el interior aparece el ambiente Copper Art, con multitud de elementos acabados en cobre, y el equipamiento es mucho más amplio: iluminación LED con 64 colores, reloj analógico, molduras de madera de fresno, asientos tapizados en napa negro con diseño de rombos en la zona central…

Así lo adelantaron antes de su presentación

 

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.

Lecturas recomendadas

Más de Salón del Automóvil de Los Angeles, todas las novedades de LA Auto Show