Skip to main content

Noticia

Motor

Mercedes A 220 d, cuando el ahorro es un placer

Mercedes Clase A

Corre mucho, bebe poco. Esto, cuando lo lees por primera vez, podría sonar como un anuncio falso. Pero te garantizo que el Mercedes A 220 d se convierte en una verdad absoluta después de recorrer con él tan sólo unos pocos kilómetros. 

Monta un motor 2.0 diésel de 190 CV con 400 Nm de par, que funciona como un verdadero GTI, pero la gran ventaja es que consume casi como un mechero. 

Además, es un coche práctico para el día a día. La altura del asiento delantero es de 520 mm, así que el acceso y la posición al volante son tan cómodos como los asientos. Y la impresión de calidad que transmite es muy alta. El cuadro de mandos es totalmente digital y está formado por dos pantallas de 10,25 pulgadas que le dan un aspecto impresionante. Sin embargo, si quieres contar con el avanzado sistema multimedia MBUX y otros extras como el sistema de navegación con disco duro, la carga inalámbrica, el acceso y arranque sin llave o el sistema de aparcamiento automático, entre otros, deberás pagar los 3.200 euros que cuesta el Paquete Premium.

Mercedes Clase A

Es cierto que cuesta un poco acostumbrarse al manejo del sistema multimedia por medio del controlador táctil y de los botones del volante, pero el Mercedes Clase A obedece los comandos de voz de manera brillante. Es tan fácil como presionar el botón que activa el sistema y decir “Mercedes”, inmediatamente una voz amigable te pregunta qué puede hacer y te obedece como una mascota bien adiestrada. 

No me ha gustado tanto su maletero, que se puede catalogar sólo como suficiente, ya que ofrece de 345 a 1.185 litros. Es correcto si tu objetivo es llevar el equipaje para un viaje corto de cuatro personas; pero si quieres meter maletas y objetos voluminosos, deberás plegar los asientos traseros (40:20:40). Además, el respaldo del asiento del acompañante se pueden abatir de manera opcional (200 euros). 

En marcha

Hasta aquí los aspectos prácticos; a partir de ahora te cuento cómo va en marcha.

Y ahí es donde la A 220 d realmente hace bien su trabajo. En 7,0 segundos pasa de 0 a 100 km/h y sigue empujando sin aparente esfuerzo hasta los 235 km/h. Gracias a sus 400 Nm y al efectivo cambio de doble embrague con ocho velocidades siempre notarás un buen impulso. Además, casi no se escucha nada del típico traqueteo de los diésel. El 220 d funciona de forma agradable, suave y silenciosa.

Mercedes Clase A

Su comportamiento en curva te transmite confianza y seguridad. Se apoya en una dirección precisa, unos frenos con buen mordiente y un chasis firme. Gracias a su centro de gravedad más bajo, el Mercedes logra  que sea más divertido conducirlo que un BMW Serie 1. Sin embargo, los amortiguadores cortos y la poca distancia al suelo tienen desventajas en términos de comodidad. El Clase A alcanza rápidamente sus límites en carreteras onduladas y, cuando está completamente cargado, en rampas de estacionamiento subterráneas empinadas, el morro golpea el suelo con demasiada frecuencia. ¡Así que siempre es conveniente tener cuidado! 

Mercedes Clase A

¿Y el consumo? Incluso en nuestra ruta habitual de prueba, que también incluye tramos por autopista a todo gas, el A 220 d ha gastado sólo 6,1 l/100 km. Y si se realiza una conducción más relajada se puede lograr fácilmente un contenido consumo que ronda los 5,0 litros. 

Lo que no es tan contenido es su precio, porque el A 220 d cuesta 39.716 euros. Y si sumas unos cuantos extras supera rápidamente la barrera de los 50.000. Sin embargo, Mercedes sólo ofrece una garantía de dos años. En otras palabras: pide mucho y da poco. 

Y además