Skip to main content

Noticia

Motor

KTM X-Bow GTX: un animal de circuito que cuesta 230.000 euros

KTM X-Bow GTX
Que empiece la diversión.

KTM fabrica motos, pero no solo motos: la marca se pasó hace un tiempo a las cuatro ruedas para seguir creando vehículos para divertirse. La familia X-Bow así lo demuestra, y su nuevo integrante seguramente sea el más loco de todos, un KTM X-Bow GTX que solo se puede utilizar en circuito y que cuesta nada menos que 230.000 euros antes de impuestos.

KTM X-Bow GT2: 600 CV de competición

Los cambios respecto al X-Bow normal son radicales, pasando de su esencia de ‘kart para adultos’ a convertirse en un superdeportivo con todas las de la ley. Su diseño de biplaza coupé toma la base de un monocasco de fibra de carbono firmado por Dallara que solo pesa 80 kilos y sobre el que se asienta una carrocería de cuidada aerodinámica con detalles llamativos como la tapa vertical del motor en la zaga, o la cúpula que se levanta al completo para permitir el acceso al habitáculo.

En él los dos ocupantes disfrutan de asientos de competición fabricados en carbono y kevlar, con arneses de seis puntos para su seguridad, aunque es el piloto quien más va a disfrutar y para ello, dispone de pedales completamente ajustables y de un volante forrado en ante con un display en la zona central.

KTM ha optado por un motor 2.5 TFSI de cinco cilindros de origen Audi, preparado para desarrollar 530 CV y 650 Nm de par máximo, que ha recibido modificaciones en la toma de admisión, el sistema de escape, etc. Se asocia a una caja de cambios secuencial de seis velocidades, pero no se han hecho oficiales sus prestaciones, que deben ser bastante elevadas si tenemos en cuenta que en conjunto pesa solo 1.048 kilos.

Entre los elementos que demuestran que se trata de un vehículo más depurado que el X-Bow GT4 se encuentran su sistema de dirección asistida configurable en tres niveles distintos, el depósito de combustible de 120 litros pensado para carreras de resistencia, la suspensión regulable Sachs y el sistema de frenos de alto rendimiento, con discos de 378 mm mordidos por pinzas de seis pistones en el eje delantero y de 355 mm con pinzas de cuatro pistones en el trasero.

Y además