Skip to main content

Noticia

The Grand Tour vuelve, ¿la fórmula está agotada?

Celebridades The Grand Tour

¿Son suficientes los cambios para mejorar una primera temporada irregular?

Tras el escándalo Clarkson-puñetazo-Top Gear y meses de incertidumbre sobre cuál sería el destino de los tres protagonistas del programa, el Trío Calavera formado por Jeremy Clarkson, Richard Hammond y James May anunció que había decidido llevar su talento a Amazon. Así nació The Grand Tour, una reinvención de la exitosa fórmula que tantas alegrías le había dado a lo largo de los años y que generó unas expectativas enormes.

Los famosos ya tienen nueva sección en The Grand Tour

El trío hizo lo posible por estar a la altura de sus antiguos ‘yos’, pero algo no terminó e hacer clic durante la primera temporada. Bromas ya conocidas, un guión demasiado encorsetado que eliminaba la naturalidad de la ecuación y un par de malas elecciones en cuanto a secciones/aspectos del programa, dejó en los espectadores un sabor agridulce.

El pasado día 8 de diciembre se estrenó la segunda temporada de The Grand Tour y es inevitable pensar si es más de lo mismo o si los presentadores han conseguido retomar su frescura original. ¿Es viable el formato o la fórmula ya está agotada?

Lo primero que hay que reconocer es que han sabido aceptar el feedback del público y tenerlo en cuenta para cambiar algunas de las cosas que menos gustaron. La primera es la eliminación de la totalmente ridícula sección ‘Celebrity Brain Crash’, por la que los famosos que iban a visitar el programa morían de las maneras más peculiares posibles. De hecho, volverá a haber personajes conocidos en el programa, que se enfrentarán en cada capítulo en duelos cara a cara. Para empezar, en el primer episodio ha acudido nada menos que David Hasselhoff. Parece que, al menos en este punto la cosa puede ser interesante.

El segundo cambio clamado por prácticamente todo el mundo era echar del programa a ‘The American’. Sin Stig en el show, ya que es parte de Top Gear, tuvieron que buscar un nuevo piloto probador, y en la temporada uno se optó por un estadounidense cuyo principal papel era criticar todo aquello que no oliera a americano. Sin mucha gracia desde el principio, su eliminación será más que agradecida.

The Grand Tour busca piloto

El tercer cambio clave es que The Grand Tour pasa a ser menos ‘tour’ en la nueva entrega. Su tienda portátil, que hacía las veces de centro de operaciones móvil que cambiaba en cada capítulo la sede del programa, pasa a convertirse en un estudio fijo situado en Inglaterra, cerca de las casas de Hammond y May. Uno de los principales argumentos para tomar esta decisión es acortar los plazos de grabación además de, por supuesto, recortar gastos y facilitar la logística del programa.

La pregunta es la siguiente: ¿es suficiente? Parece un buen comienzo, pero se antoja capital que los Clarkson, Hammond y May recuperen parte de la chispa perdida, que no estén tan ceñidos a un guión que no deje hueco a la improvisación. El talento lo tienen, la calidad de grabación (todos los episodios son en 4K) y el acceso a los mejores coches y parajes del mundo, también. Solo hace falta que todo vuelva a conectar como antaño.

Lecturas recomendadas