Skip to main content

Noticia

Motor

Gigantes empresariales caídos en la crisis del COVID-19: Hertz

Gigantes empresariales caídos en la crisis del COVID-19: Hertz

Hertz puede ser el primer gigante empresarial caído por la crisis del COVID-19. La segunda mayor alquiladora de coches del planeta se declaró en bancarrota -por el capítulo número 11 ante la Comisión de Cambio y Valores de EEUU- el pasado 22 de mayo. Al contrario que en España, este procedimiento no implica la necesaria desaparición de la empresa, sino que está previsto como un respiro financiero para no hacer frente a los pagos a acreedores. 

Desde marzo, el negocio del alquiler de coches, como el de los vuelos, ha desaparecido. Así, entre los gigantes empresariales que desaparecerán por el coronavirus, todo el mundo está aguardando a ver compañías de aviación fusionándose para evitar el colapso. Sin embargo, a diferencia de las aviadoras cuyas flotas son alquiladas -en la mayoría de los casos, por encima del 50% de los aviones- y de otras rent a car, Hertz es la propietaria de sus vehículos. 

VÍDEO: Los 10 coches de alquiler más recomendables

Hertz adquiere cada año más de medio millón de coches en todo el mundo y ahora se está ahogando bajo el peso de sus gastos fijos sin ningún ingreso. Esta estrategia de comprar sus autos, le ha dado grandes beneficios a la empresa durante años, pues tiene un brazo que se dedica a su reventa, pero en esta crisis del coronavirus ha demostrado que era demasiado arriesgada.

Solo las pérdidas por la caída del valor de los coches de su flota de coches de Hertz (unas 770.000 unidades en todo el mundo) en estos tres meses, se ha volatilizado cerca de un billón de euros en activos para la compañía fundada en 1918 y con sede en Estero, Florida. Así, si nada lo remedia, Hertz puede ser el primer gigante empresarial con el que acaba el COVID-19.

Una estrategia ruinosa en tiempos de crisis

Y más teniendo en cuenta que el final de la crisis sanitaria en EEUU, el mayor mercado de Hertz, puede alejarse ante la amenaza de los rebrotes. La declaración de bancarrota de este gigante empresarial en riesgo por el coronavirus y con 38.000 empleados afecta a sus filiales de EEUU y Canadá, pero no a sus operaciones en Europa, Australia o Nueva Zelanda. 

Ante la Comisión de Cambio y Valores, en su declaración de bancarrota por la situación generada por el COVID-19, Hertz reconoció que disponía de unos 1.000 millones de dólares de 'cash', pero que va a necesitar mucho más para hacer frente al pago de los préstamos y salarios. “La inseguridad permanece y no se sabe cuándo el negocio del alquiler y la venta de los coches usados volverá por completo”, afirman desde la compañía que tiene 12.400 oficinas en todo el mundo. 

Te interesa Este es el valor que tu coche ha perdido durante el confinamiento

Y aunque las acciones de la compañía caen, sus principales acreedores, como IBM o Lyft, han mandado mensajes de confianza en la recuperación del negocio, las malas noticias para Hertz se han ido precipitando esta semana. La última y peor de todas, ha llegado este jueves por la noche, cuando Carl Icahn, principal accionista de la empresa, ha anunciado la venta de su participación del 39% en la firma.

El mayor accionista ha perdido 2.000 millones

Gigantes empresariales caídos en la crisis del COVID-19: Hertz
Casi el 20% de las matriculaciones en España dependen de las alquiadoras

Y no se puede decir que Icahn sea un inversor miedoso, entre el 10 y el 12 de marzo, cuando las operaciones de Hertz ya amenazaban con cesar por completo durante mucho tiempo a causa del COVID-19, adquirió acciones en la compañía por valor de 84,8 millones de dólares, que elevaron de 26% al 39% su control en la alquiladora en cuyo accionariado llevaba desde 2014. 

Durante los procesos de bancarrota, es normal ver a los inversores privados salir de las compañías, pero lo que es más raro es verlos caer en pérdidas milmillonarias con tanta elegancia. La posición de Icahn en Hertz había representado un desembolso de 2.300 millones de dólares en total y anoche vendió a 72 céntimos por acción por un total de 39,8 millones de dólares, consumando más de 2.000 millones de dólares de pérdidas totales. 

Te interesa Los 10 compactos que menos se devalúan

"Ayer vendí mi posición en Hertz con una pérdida significativa, pero esto no significa que no siga teniendo fe en el futuro de la compañía. Creo que, basándose en un plan de reorganización que incluye nuevo capital, Hertz volverá a convertirse en una gran empresa. Tengo la intención de seguir de cerca la reorganización de la empresa y espero evaluar diferentes oportunidades para apoyar a Hertz en el futuro", afirmó el inversor. 

Malas noticias para los fabricantes de coches 

Detroit, y en concreto los tres grandes (GM, Ford y Chrysler) han sido siempre el principal caladero de las compras de Hertz. Los mayores proveedores de la alquiladora son General Motors (21%), Fiat Chrysler (18%), Ford (12%), Kia (10%), Toyota (9%), Nissan (7%) y Hyundai (5%), lo que también los convierte en unos de los principales acreedores de este gigante empresarial a punto de caer víctima del coronavirus

Evidentemente, Hertz no va a comprar coches este año, pero probablemente tampoco lo hagan muchas de las otras alquiladoras. Con un negocio dependiente casi al 100% del turismo y los viajes de negocios, solo Hertz, Avis Budget, Europcar y Sixt habían anunciado a comienzo de mayo el despido de 31.500 de sus empleados en todo el mundo. Que las alquiladoras de coches sigan existiendo es un asunto básico para la industria del automóvil

Especialmente en España, donde el rent-a-car representó en 2019 el 18% de las matriculaciones de turismos (238.286 unidades) y el 15,1% de las compras de comerciales ligeros. Si las compras de las alquiladoras no vuelven este mismo año, habrá otros gigantes empresariales que desaparecerán con ellas por culpa del COVID-19


 

Y además

Más de Coronavirus: así afecta al motor