Noticia

Factura de casi 100.000 euros por una reparación

Factura de casi 100.000 euros por una reparación
Enrique León

Como leéis. Al propietario de un Aston Martin DB9 le piden casi 100.000 euros por una reparación. De momento el seguro se niega a pagar esta cantidad, por lo que el vehículo sigue durmiendo en el taller.

No te pierdas: 10 síntomas en las bujías para detectar averías en el motor

Sí, es así, al propietario del coche que pasaremos a presentar en las siguientes líneas le piden casi 100.000 euros por haber arreglado el mencionado vehículo. Parece una locura, y realmente lo es, aunque cuando sepas que el susodicho coche responde al nombre de Aston Martin DB9, quizás puedas llegar casi a entenderlo. Y te digo casi porque es imposible que una persona en su sano juicio pueda llegar a comprender que la factura de una reparación pueda llegar a ser tan alta, aunque se trate de un Aston Martin DB9. Es por ello que el caso está en tierra de nadie.

Según parece, el propietario del Aston Martin DB9 circulaba por una carretera de su país cuando debido a un desprendimiento el coche sufrió daños severos. Por suerte, el señor Liu no sufrió daños de consideración, pero su coche quedó seriamente dañado. Tras lo sucedido, Liu llevó su coche a reparar, vehículo que fue a recoger semanas después. Es aquí donde todo se ha paralizado, pues en el taller le exigen casi 100.000 euros de factura por la reparación. ¡De locos!

No te pierdas: Siete ruidos que delatan que algo falla en tu coche

VÍDEO: Así de espectacular es el Aston Martin DB11

Liu exige al seguro que corra con los gastos, y este se niega a hacerlo. La razón por la que se niega el seguro a pagar, según parece, llegaría por las condiciones de la póliza en cuanto a reparaciones. En esta cláusula figuraría una cantidad máxima asumible por el seguro, unos números superados por los casi 100.000 euros, 130.000 dólares candienses, que pide el taller por la reparación del Aston Martin DB9.

Y no nos extraña que haya alcanzado tal suma. Echando un ojo a la factura pueden verse cantidades desorbitadas por un solo faro del vehículo. Algunos accesorios superar los 6.000 euros y varios ajustes mecánicos elevan la factura en casi 30.000 euros. Y es que para tener un deportivo, no solo hay que tener el dinero, también hay que poder mantenerlo.

Redactor

Redactor en AutoBild.es