Logo Autobild.es

Existe una razón avalada por la ciencia para que te encante oler la gasolina

Razón por la que te encanta oler la gasolina

¿Te encanta oler la gasolina? Pues existe una razón avalada por la ciencia que explica por qué. 

El olor de la gasolina es de esos que muchos aman y otros odian. Normalmente, el grupo de los primeros suele ser más numeroso, así que, si te encuentras en él, no te preocupes. Existe una razón avalada por la ciencia para que te encante oler la gasolina.

Ese momento en el que llegas a una estación de servicio para repostar, te detienes junto a uno de los surtidores, apagas el motor y te bajas del coche. Inicias el repostaje y empiezas a sentir el aroma de la gasolina.

Es un momento que a muchos les gusta y, según un grupo de investigadores de la Universidad de Liverpool, parece que se debe a una razón tanto psicológica como fisiológica, como informan los compañeros de Autocasión.

motor hidrogeno

La razón por la que te encanta oler la gasolina

Razón por la que te encanta oler la gasolina

Para explicarlo, aluden al conocido como fenómeno Proust, llamado así por el famoso escritor francés Marcel Proust, autor de En busca del mundo perdido, obra monumental y uno de los grandes clásicos de la literatura universal.

Según Proust, el olfato puede evocar emociones más rápida y eficazmente que cualquier otro sentido, debido a que el sistema olfativo está bastante cerca de las partes del cerebro que se ocupan de las emociones y la memoria (amígdala e hipocampo). 

La gasolina es omnipresente en la vida de la mayoría de las personas, lo que explicaría que tengamos muchos recuerdos asociados a ella. 

Sin embargo, hay otra teoría según la cual el olor a gasolina no nos gusta nada, pero el cerebro nos engaña. Los científicos sostienen que la pequeña cantidad de benceno que contiene la gasolina adormece el sistema metabólico, provocándonos una breve sensación de euforia

Esto crea una conexión entre el olor a gasolina y la sensación de euforia. La prueba que corroboraría esta teoría es que las mismas personas a las que les gusta oler la gasolina también les gusta el olor del esmalte de las uñas, la pintura y las pelotas de tenis. Y todos ellos tienen un elemento en común: incluyen benceno.

La clave está en el benceno

gasolina

Getty

El benceno es un hidrocarburo transparente y altamente inflamable con un aroma muy característico. Este químico se añade a la gasolina para regular los niveles de octano, mejorando el rendimiento general del motor y aumentando la eficiencia del combustible.

El benceno es el elemento principal que se percibe al oler la gasolina y se ha manipulado tanto que la ciencia es clara: a las personas no les gusta el olor de la gasolina, sino el del benceno.

El benceno es extremadamente tóxico para los humanos y su inhalación en exceso puede provocar enfermedades como cáncer o irritación de los pulmones y la piel, así como afectar al sistema nervioso, según la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR).

Aun así, las cantidades que se inhalan en tareas como repostar en una gasolinera son tan pequeñas que no tienen un efecto negativo para la salud, pero es recomendable no estar expuesto a su olor de manera continuada.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: motores gasolinagasolina, Combustibles,