Skip to main content

Noticia

Motor

Si estás pensando en unas vacaciones en camper, aquí tienes tres razones para hacerlo y dos para olvidarlo

Vacaciones en camper

Se acerca el verano y lo lógico es que estés planeando tus salidas estivales. Por estadística y viendo cómo ha crecido el sector en los últimos años, es posible que estés pensando en unas vacaciones en camper, ya sea propia o alquilada. Puede parecer buena idea, pero debes sopesar pros y contras: te damos tres razones para hacerlo y dos para olvidarlo.

A favor: Unas vacaciones diferentes con la libertad por bandera

La principal ventaja de una camper es que vas a tener unas vacaciones diferentes. En lugar de atarte a un sitio la semana o semanas que te vayas de vacaciones, podrás cambiar de lugar cuando quieras, siempre con una planificación previa, para evitar problemas, pudiendo recorrer una costa o ese país que llevas queriendo conocer desde hace mucho.

Ir con la casa a cuestas es muy práctico y si surge un imprevisto, no pasará nada por hacer un alto en el camino y proseguir una vez que lo solventéis.

A favor: No tienes que ir a aparcamientos especiales

Es cierto que pensar en el nivel superior, las caravanas y autocaravanas, puede parecer interesante ya que por norma general son modelos de mayor tamaño y que tienen una dotación más completa, sin embargo, cuentan con un factor en contra que las campers solventan: el aparcamiento.

Con las primeras tienes que aparcar en lugares específicos, algunos de ellos de pago y, sobre todo, la inmensa mayoría que se llenan a última hora de la tarde, así que si no vas pronto, es posible que se te complique la noche.

Alquiler de furgonetas camper: la guía de lo imprescindible

Con una camper más “normalita” se acaba ese problema, puedes aparcar en cualquier parking público, así que para pernoctar solo tendrás que preocuparte de encontrar un lugar que sea lo más tranquilo posible.

A favor: Un equipamiento completo en un espacio reducido

La complejidad de una camper puede llegar hasta el nivel que quieras, ir desde una “preparación” con un somier para convertir la zaga en una cama hasta crear un casa sobre ruedas.

Si están bien hechas, son una maravilla del aprovechamiento del espacio. En unos pocos metros cuadrados tendrás prácticamente todo lo necesario para vivir: cama para hasta cuatro personas, una pequeña cocina, bastante espacio de almacenamiento, enseres para montar un porche exterior (toldo, sillas, mesas)… el límite lo poner la imaginación.

En contra: No va a ser tan barato como crees

Uno de los principales argumentos que se da a favor de las camper y viajar en ellas es que es una modalidad de turismo mucho más barata que ir a un apartamento o a un hotel. En parte es cierto, pero no es del todo así.

Si has comprado la furgoneta tú y la has camperizado, la inversión será algo inferior, pero tendrá menos comodidades y, se mire por donde se mire, habrás tenido que comprar un vehículo. Si era ya un modelo camperizado de fábrica, no hace falta decir más: has aflojado mucho dinero.

La tercera opción es alquilarla y, si has estado mirando precios, te habrás dado cuenta de que es un mercado que se cotiza mucho y que disponer de una durante 15 días no precisamente barato.

En contra: Tendrás que prescindir de comodidades

Relacionado con lo anterior: si quieres que sea relativamente barato tendrás que optar por modelos que no tengan todo lo que acostumbras a tener en un hotel, si no, la factura se disparará.

Más de uno pensará que no importa, que es parte de la aventura y que es algo aguantable durante una o dos semanas; pero es posible que luego, cuando estén durmiendo en un espacio reducido con tres personas, haya ronquidos, no dispongan de duchas, haya que vaciar aguas grises, etc., cambien de opinión.

Etiquetas:

Coches camperizados

Y además