Noticia

Dos coches de Policía enfrentados para ver cuál es el mejor

jmmspuch

03/11/2014 - 10:37

El canal Roadkill, propiedad de Hot Rod Magazine, ha enfrentado dos coches de Policía para ver cuál es el mejor. En este caso son dos iconos de las carreteras, un Chevroleet Caprice de los 90 y un Ford Crown Victoria de 2003 ¿Cuál de los dos ganará?

¿Te imaginas dos coches de Policía enfrentados para ver cuál es el mejor? El canal Roadkill, propiedad de la revista Hot Rod Magazine, ha puesto cara a cara a dos de los vehículos más conocidos en Estados Unidos. ¿Quién vencerá esta batalla?Para esta prueba automovilística, David Freiburger y Mike Finnegan, redactores de la reputada revista, han elegido un Chevrolet Caprice y un Ford Crown Victoria. Ambos modelos han dado servicio a los cuerpos de seguridad de aquel país desde los años 80. En el caso del primero, aún está en producción, de manera limitada y con el nombre de Holden, mientras que el segundo cesó su producción en 2011.

Tras esta pequeña introducción histórica conozcamos a ambos adversarios:

Chevrolet Caprice 9C1

El Chevrolet Caprice 9C1 de esta prueba fue producido entre 1994 y 1996. El código 9C1 corresponde a la referencia para el 'Police Package'. Éste era distribuido por el departamento de Chevrolet, Chevrolet's Special Equipment Options (SEO). El equipamiento Heavy Duty incorpora una estructura de carrocería reforzada con acero, barras estabilizadoras más gruesas, llantas de acero de 15 pulgadas, alternador de gran capacidad, manguitos de silicona, frenos de disco en las cuatro ruedas, desmultiplicación de dirección más rápida, sistema de escape doble y plancha de acero anti-puñalada entre los asientos delanteros y traseros. Otros aditamentos como luces, barras frontales para empujar a otros vehículos o la radio CB se ofrecían de manera independiente.

No te pierdas: Los cochazos de la Policía

En cuanto al motor, el Caprice emplea un LT1 V8 con 350 pulgadas cúbicas (5,7 litros) y que rinde 260 CV. También se ofrecía una opción menos potente L99 V8 de 265 pulgadas cúbicas (4,3 litros) que entregaba unos 'pobres' 200 CV. En cualquier caso, la caja de cambios es automática de cuatro velocidades y dispone de una relación final de 3,08:1 (LT1 V8) y de 3,23:1 (L99 V8). La unidad adquirida por David Freiburger le ha costado 1.700 dólares (1.357 euros) y su odómetro marca 173.000 millas (278.416 kilómetros).

Ford Crown Victoria P71

El Ford Crown Victoria P71 fue la respuesta a GM. Desde los años 80, la rivalidad entre ambas por hacerse con el mercado de los automóviles para los cuerpos de seguridad había sido feroz. Paralelamente a la primera generación del 'Crown Vic' o simplemente 'Vic' estuvo presente el Ford Taurus, también para la Policía. Sin embargo, y de manera paulatina, el Crown Victoria empezó a ganar enteros frente a su compañero de marca y terminó por ser el vehículo preferido para los que elegía Ford. La segunda generación comenzó a fabricarse en el año 1998, aunque la unidad elegida por Mike Finnegan es de 2003. Ésta le ha costado 2.500 dólares (1995 euros) y tiene 101.000 millas (162.543 euros).

El código P71 del Ford Crown Victoria corresponde al paquete desarrollado para la Policía. El motor era el mismo que para la versión civil, un 4.6 L Modular V8 con 250 CV, pero hasta ahí llegan las similitudes. Estos automóviles equipaban un radiador externo de aceite así como una centralita que modificaba la respuesta del cambio automático, de cuatro velocidades, para hacerla más rápida. Las llantas, siempre de chapa, fueron, primero de 16 pulgadas y luego de 17, como la unidad de la prueba.

No te pierdas: Los coches de la Policía de Dubai

El Ford Crown Victoria se podía elegir con dos relaciones finales: con la primera, de 3,27:1, se podían alcanzar las 140 mph (225 km/h) mientras que con la segunda, de 3,55:1, el coche desarrollaba 120 mph (193 km/h). Además, a este vehículo se le instalaron palieres de aleación de aluminio, una suspensión más rígida, una doble salida de escape sin silencioso, barras estabilizadoras más finas y un alternador más potente.

También se incrementó la altura libre al suelo en 20 milímetros, con respecto a uno de serie. A partir de 2006, se instalaron planchas de kevlar en las puertas para proteger a los agentes en caso de tiroteo.

Al igual que en el Chevrolet Caprice, elementos exteriores como las luces se instalaban de manera independiente.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches