Noticia

Dodge Challenger Rallye Redline

Enrique Trillo

27/03/2012 - 11:32

El Dodge Challenger Rallye Redline es una prueba más de que los 'muscle car' americanos siguen muy vivos. Se basa en el Challenger SXT Plus y añade un chasis mejorado y un motor potenciado hasta los 305 CV.

La empresa americana solo va a poner a la venta este Dodge Challenger Rallye Redline en EE.UU., pero una máquina de estas características siempre impresiona a los aficionados de este lado del Atlántico.

Lo primero que llama la atención de este modelo es su llamativa estética exterior, con una gruesa línea roja que recorre el vehículo desde el frontal hasta la zaga y que inspira su nombre. Pero ese no es el único detalle estilístico novedoso. También introduce unas llamativas llantas de 20 pulgadas, que cuentan con una fina línea roja en la parte exterior y van 'calzadas' con unos neumáticos más anchos que los del Challenger SXT Plus en el que está basado. Además, se sustituyen las gomas de 235/55 R 18 por unas de 245/45 R 20.

En el interior no hay demasiados cambios, pero llaman la atención los nuevos colores de la tapicería, así como los asientos calefactables.

Aunque lo que más destaca del Dodge Challenger Rallye Redline es su motor. Un V6 de 3,5 litros fabricado en aluminio, que entrega 305 CV desde 6.350 rpm y un par máximo de 363 Nm a 4.800 rpm. Este bloque va unido a una transmisión automática de cinco velocidades con levas en el volante.

Gracias a la construcción ligera del propulsor, este poderoso modelo ofrece un reparto de pesos casi ideal de 53/47, lo que asegura un comportamiento muy equilibrado. Algo a lo que también contribuyen las mejoras en el chasis, ya que se ha modificado la suspensión, que ahora cuenta con amortiguadores hasta un 42% más firmes.

Otras mejoras se centran en la dirección, que es un 25% más rápida y en los frenos, que ahora tienen mayores dimensiones (345 mm delante y 320 mm detrás) y cuentan con pinzas de doble pistón.

El Dodge Challenger Rallye Redline está disponible hasta en cuatro colores: Bright Silver Metallic, Tungsten Metallic, Bright White y Pitch Black. Su equipamiento de serie incluye, entre otros accesorios: control de estabilidad, altavoces Boston Acoustic, manos libres 'bluetooth'...

Su precio de venta en EE.UU. es de 28.745 $ (unos 21.500 euros).

El Challenger no es el único modelo de Dodge que cuenta con una versión Redline. Aquí puedes leer más sobre el Dodge Charger Redline.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Enrique Trillo

Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.

Buscador de coches