Logo Autobild.es

Esto es lo que la DGT no quiere que hagas si te encuentras un atasco

atasco

Hay una práctica muy extendida entre los conductores que la DGT no quiere que hagas si te encuentras un atasco. Tiene que ver con la forma en la que avisamos a otros usuarios de la vía pública y nos recuerda cómo debemos hacerlo correctamente.

Los atascos de tráfico son un escenario en el que, aunque no lo parezca, más se deben extremar las precauciones, ya que existen un elevado riesgo de sufrir un accidente generalmente por alcance. Por eso, la Dirección General de Tráfico (DGT) no quiere que hagas esto si te encuentras un atasco y, por el contrario, prefiere que seas prudente para evitar cualquier riesgo.

En los atascos aumenta el estrés y se producen algunas maniobras que suponen un verdadero riesgo. La DGT nos ofrece algunos consejos prácticos para conducir en un atasco manteniendo lo más altos estándares de seguridad.

Atascos

Qué hacer y qué no hacer si te encuentras un atasco de tráfico

Por ejemplo, es vital mantener la distancia de seguridad siempre con el vehículo que nos precede. Guardar una separación frontal prudencial permite frenar a tiempo sin alcanzar al vehículo que va delante. Además, si las condiciones meteorológicas son malas o el firme está mojado, debes duplicar la distancia de seguridad.

Otra recomendación que nos ofrece Tráfico es adaptar la velocidad a medida que nos aproximamos a un atasco. Se deben evitar los frenazos y aminorar la marcha a un ritmo más natural, lo que dará tiempo a los vehículos que circulan detrás de adecuarse a la velocidad que estamos adquiriendo.

También debes anticiparte a cualquier imprevisto que suceda justo delante (de ahí que sea importante mantener la distancia de seguridad). Mantén la concentración en todo momento, usa los espejos retrovisores regularmente y evita los comportamientos agresivos al volante, como los cambios bruscos de carril o el abuso del claxon, ya que no ayuda a mejorar la situación.

Por último, hay algo que la DGT no quiere que hagas si te encuentras un atasco de tráfico. Se trata de una conducta muy extendida entre los conductores, pero que en realidad no es correcta y no debemos ponerla en práctica cuando encontremos retenciones.

Se trata del hecho de activar los intermitentes de emergencia para avisar a otros conductores de la presencia de un atasco.

Según el artículo 109 del Reglamento de Circulación, "la intención de inmovilizar el vehículo o de frenar su marcha de modo considerable, aún cuando tales hechos vengan impuestos por las circunstancias del tráfico, deberá advertirse, siempre que sea posible, mediante el empleo reiterado de las luces de frenado o bien moviendo el brazo alternativamente de arriba-abajo con movimientos cortos y rápidos".

El mismo artículo también señala que “cuando la inmovilización tenga lugar en una autopista o autovía, o en lugares o circunstancias que disminuyan sensiblemente la visibilidad, se deberá señalizar la presencia del vehículo mediante la utilización de la luz de emergencia, si se dispone de ella, y, en su caso, con las luces de posición”.

Por tanto, la forma correcta de avisar al resto de conductores de la presencia de un atasco es pisando el pedal del freno varias veces seguidas, prendiendo las luces de freno del vehículo como señal de alerta. Una vez el coche se ha detenido, entonces deberás activar los intermitentes de emergencia.

Etiquetas: DGT

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.