Skip to main content

Noticia

Detenido por destrozar un radar Velolaser ante la Guardia Civil

Detenido por destrozar un radar Velolaser

El conductor de 52 años detectó la presencia del dispositivo y se fue directo a por él.

Un conductor de 52 años, detenido en Castellón por romper un radar Velolaser de la DGT en presencia de una patrulla de la Guardia Civil. El individuo está acusado de un delito de daños contra la propiedad... que podría salirle muy caro. De momento, ha pasado una noche en régimen de 'todo incluido' en un calabozo de la Benemérita. 

Los hechos han sucedido el 29 de junio cuando un vecino de 52 años ha sido detenido en Castellón por destrozar un radar Velolaser.  Según ha declarado el prota de la pintoresca historia todo sucedió del siguiente modo. 

 

Encuentros en la 'tercera fase' (Velolaser)

El hombre circulaba por un tramo de carretera limitado a 60 km/h  en dirección a Pelejaneta, localidad situada en Vall d'Alba, Castellón. En ese punto se apercibió de la 'maligna' presencia de un radar Velolaser, sujeto a un guardarraíl con unos imanes. Entonces, detuvo su vehículo al lado de un coche de la Guardia Civil y les preguntó -con presunta amabilidad- a sus ocupantes cuál era el límite de velocidad por el que se activaba el cachivache. 

 

Un diálogo tenso y un multón

Siempre según el testimonio del detenido en Castellón por destrozar un radar Velolaser, de inmediato se estableció un diálogo algo agrio. Presuntamente recibió como respuesta un "es problema suyo". El ciudadano asegura que tras esa mala contestación le dijo al agente: "¿No te da vergüenza hacer este trabajo? A lo que el representante de la autoridad le espetó presuntamente que "era su trabajo".

A su vez, el vecino le respondió: "Pues mira lo que hago yo con tu trabajo". Y ni corto ni perezoso se aproximó al radar Velolaser y lo estampó en dos ocasiones contra el guardarraíl hasta que acabó hecho unos zorros, o sea, inoperativo.

 

 

Tras el incidente, el Instituto Armado procedió a su detención y traslado a las instalaciones policiales donde durmió. En el juicio, el conductor de 52 años ha sido detenido en Castellón por romper un radar Velolaser ha reconocido ser el autor de los hechos.

Al mismo tiempo ha querido explicar que él no tiene nada en contra de la Guardia Civil, sino contra los radares Velolaser que los considera "una inmoralidad". De momento, tendrá que abonar una sanción de 14.800 eurazos, que es el supuesto valor de una unidad del aparatejo. El hombre espera recibir donaciones a través de una página de Facebook para poder frente al citado importe.

Imagen portada: Social Drive

Lecturas recomendadas