Skip to main content

Noticia

Comparativa: Volkswagen Arteon vs Skoda Superb. Duelo fratricida

Comparativa: Volkswagen Arteon y el Skoda Superb

Los dos llevan la plataforma del Golf, pero son berlinas de representación.

Suena extraño, pero es así: el Volkswagen Arteon y el Skoda Superb no se parecen en nada por fuera, ¡pero comparten la misma base! En concreto, la plataforma modular transversal, que proviene del Volkswagen Golf. ¿Son iguales, por tanto? Para nada. De hecho, en esta prueba, te va a sorprender cuál resulta el ganador al final. Comparativa: Volkswagen Arteon y el Skoda Superb. Duelo fratricida.

El Arteon opta por el estilo coupé de la actual Volkswagen: elegante, se mire por donde se mire. Y con un punto deportivo, remarcado por su gran parrilla cromada, su carrocería baja, sus musculados pasos de rueda y algunas finezas, como las ventanillas sin marco.  Todo un ejercicio de diseño. El Skoda opta por una estampa más sobria y familiar, con amplias superficies acristaladas. Es una berlina moderna a la par que discreta, con un diseño atemporal. Los dos son vehículos de gran tamaño.

Con 4,86 metros, se acercan a la marca de las berlinas de cinco metros, y en ambos casos el habitáculo se ve beneficiado. En las plazas traseras del Arteon vas desahogado, aun teniendo una línea del techo inclinada en su sección posterior. En el Skoda el espacio es inabarcable. También tienen los dos mucho sitio para maletas: el maletero del Arteon cubica hasta los 1.557 litros, el del Superb sube la apuesta a 1.760. Y con sus grandes portones, la operación de carga se hace con absoluta facilidad. Los acabados de ambos varían bastante: en el Arteon brillan los lacados y cromados.

VÍDEO: Así rueda el Volkswagen Arteon

Volkswagen ha plantado el cockpit del Passat, convenientemente refinado. El Superb opta por una mayor sobriedad y sentido práctico, con detalles típicos de la marca, como los huecos para paraguas de las puertas delanteras.

Un mismo corazón

Comparativa: Volkswagen Arteon y el Skoda Superb

El 2,0 litros TSI de ambos es un motor que da muchas alegrías. Destaca especialmente en el Skoda, porque nadie espera que esta berlina de corte práctico esconda 280 CV bajo el capó. Así, el checo pasa de 0 a 100 km/h en solo 5,4 segundos, sin despeinarse. El cambio de seis velocidades DSG da un ligero tirón al arrancar, pero según va entrando en temperatura, su respuesta se vuelve más fluida. El Volkswagen tiene una relación, lo que le permite rodar veloz a menos revoluciones, si bien los dos coches son bastante silenciosos.  

En el Arteon el TSI también empuja con ganas, sube de vueltas con soltura y el sonido es bastante deportivo. Las prestaciones son similares al Skoda. Le rasca una décima en el 0 a 100, pero a partir de 130 km/h es el checo el que se la rasca a su rival. Los dos coches montan de serie el chasis adaptativo DCC, que en el Volkswagen permite una regulación hasta en 15 niveles.

Nuestro Arteon de pruebas calzaba unas ruedas de 20 pulgadas, frente a las 18 del Skoda. Con todo, el ajuste del chasis del Arteon está algo más afinado, por eso se nota un poco más de aplomo y al mismo tiempo filtra un poco mejor los baches. Ambas son las versiones más equipadas, pero el Volkswagen cuesta más de 6.000 euros por encima de su rival.

Comparativa: Volkswagen Arteon y el Skoda Superb

Puesto 2 con 529 de 750 puntos: VW Arteon 2.0 TSI 4Motion DSG Un poco más refinado, pero bastante más caro. Comportamiento soberbio, motor impecable.

Puesto 1 con 541 de 750 puntos: Skoda Superb 2.0 TSI 4x4 DSG Más espacioso, práctico y barato que su rival. Eso le da los puntos decisivos.

Lecturas recomendadas