Skip to main content

Noticia

Citroën C4 Cactus o Dacia Sandero, ¿cuál es mejor?

Citroën C4 Cactus
Si estás buscando un coche funcional por encima de todas las cosas dos de las mejores opciones del mercado son el Citroën C4 Cactus y el Dacia Sandero. Sí, a priori son bastante diferentes, pero tienen ciertos nexos de unión que te pueden hacer dudar entre ambos.

12 ayudas a la conducción del Citroën C4 Cactus que te sorprenderán

A pesar de que casi todos los compradores de coches se guían por lo que les entra por los ojos, hay muchas otras características de un vehículo que deben ser tenidas en cuenta antes. La versatilidad, por ejemplo. Y esa es la gran baza de Dacia. Da igual el modelo del que hables. Por ejemplo, el Dacia Sandero no es el coche que más agradable resulta para la vista, pero tiene otra serie de fortalezas a las que agarrarse. Hoy tiene en frente a un rival complicado de batir. Se trata del Citroën C4 Cactus, que además de la funcionalidad que se le presupone ofrece una imagen que de tan diferente que es, resulta atractiva. Un coche con personalidad, sin duda. ¿Estás dudando entre ellos? Pues sigue leyendo, porque este es tu artículo.

No te pierdas: Citroën C4 Cactus, ¿mejor diésel o de gasolina?

El Citroën C4 Cactus, imbatible en cuanto a diseño

La comparación entre el modelo de los dos chevrones y el rumano no tiene discusión alguna en lo que a diseño se refiere. El actual C4 Cactus ofrece una imagen muy reconocible prácticamente sin comparación en el mercado. Los 'Airbump', además de útiles, aportan un toque de distinción que nadie se ha atrevido a incluir en sus diseños. Por el contrario, el Sandero apuesta por una línea mucho más clásica que no atraerá tantas miradas.

En el interior un poco más de lo mismo. A pesar de que Dacia ha mejorado mucho en los últimos tiempos en lo que a acabados se refiere, todavía se encuentra un paso por detrás de modelos como el Citroën C4 Cactus. Eso sí, ambos modelos llegan a un empate técnico en lo que al espacio disponible se refiere. Tanto para los ocupantes como para la carga. En este sentido el Cactus ofrece un maletero de 348 litros, mientras que el Sandero se queda en 320. Eso sí, este último tiene unas puertas traseras que llegan a los 67 grados de apertura, lo que facilita considerablemente el acceso al interior.

La gama mecánica

La apuesta de Citroën ofrece los últimos avances de PSA en lo que a motores se refiere, tanto en gasolina con los PureTech como en diésel con los BlueHDi. Los primeros ofrecen potencias de 82 y 110 CV, mientras que en gasóleo solamente existe una opción de 100 CV. En función del propulsor elegido, el C4 Cactus dispone de cajas de cambio manuales de cinco marchas y automáticas pilotadas de cinco y seis relaciones.

En el caso del Dacia Sandero tenemos la tecnología de Renault detrás de sus mecánicas. Las de gasolina comienzan con el 1.2 de 75 CV, que puede quedarse algo corto. Para eso está el tres cilindros TCe de 1 litro y 90 CV. La oferta en cuando a diésel es algo más elevada que la de su rival, con el 1.5 dCi en variantes de 75 y 90 CV. Además de los cambios manuales, Dacia ofrece para las versiones más potentes la transmisión automática Easy-R, ideal para ciudad y atascos.

El precio... y nuestra decisión

Si tenemos en cuenta todo de forma global, estaréis de acuerdo conmigo en que el Citroën C4 Cactus es mejor coche en casi todos los sentidos. Sin embargo su precio de partida, según nuestros datos, es de 17.350 euros, mientras que el Dacia Sandero parte de unos pírricos 8.100 euros. Sí, es una cifra que acabará siendo mayor si queremos una unidad más o menos bien equipada y con un motor que no se quede corto, pero en cualquier caso siempre será considerablemente inferior a la del Cactus. Ahí te pueden entrar las dudas. Si eres capaz de sacrificar ciertas cosas por salvaguardar tu bolsillo, adelante, porque el Sandero cumplirá con lo que esperas. Ni más ni menos. Pero en lo que a calidad general se refiere el C4 Cactus es el ganador de hoy.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además