Skip to main content

Noticia

¿Es este el Chevrolet Corvette C5 más feo del mundo?

¿Es este el Chevrolet Corvette C5 más feo del mundo?

Tienes que ver las fotos de este coche, porque tiene que ser el Chevrolet Corvette C5 más feo del mundo. Se trata de una unidad que ha sido transformada para que se parezca al último Corvette, el C7 Stingray, pero salta a la vista que no han logrado el objetivo.

Te interesa: Mira como terminó este Corvette ZR1

Que no te engañe la imagen de portada, que el coche que aparece ahí es un auténtico Chevrolet Corvette Stingray de última generación y no es ese el protagonista del artículo. Pero hemos optado por esa instantánea para ilustrar la noticia del Chevrolet Corvette C5 más feo del mundo porque el ejemplar en cuestión que nos ocupa, una unidad de la quinta generación del icónico deportivo estadounidense, ha sido modificado para que se parezca al actual Corvette C7 que tienes en la fotografía.

Y como podrás adivinar por el título, los autores no solo no han logrado el objetivo de convertir un Corvette C5 en un Corvette C7, es que además en el proceso han destruido por completo el atractivo del modelo, creando un engendro con unas proporciones extrañas. De hecho, se parece más una réplica mala de un Corvette realizada sobre la base de otro coche que a un auténtico Corvette, que es lo que es en el fondo. Puedes ver las imágenes pinchando en este enlace.

VÍDEO: Así prueban el que será el Corvette más potente de la historia

Este Corvette C5 de estética peculiar cuenta con una carrocería considerablemente más ancha que la original. En la zaga, han sustituido el panel completo con los cuatro pilotos originales por el de la última evolución del Corvette, que cuenta con unos faros posteriores mucho más modernos. Han instalado también un alerón y unos añadidos posicionados a los lados de la luna trasera que imitan el aspecto de la zaga del Corvette Stingray y que dejan una abertura entre el cristal y la chapa, al estilo del Ferrari 599 GTB Fiorano o del 599 GTO, una característica que no está presente en el Corvette C7.

Pero lo peor no es esta parte, la zona que menos nos gusta es el frontal, un lugar donde nada parece encajar: las ruedas quedan embutidas en el interior de las aletas y casi ni se ven, cuenta con un faldón diferente que nada tiene que ver con el del Corvette C7, un capó con salidas de ventilación y con unos faros que en lugar de ser retráctiles como en el modelo original, son fijos y están cubiertos por un protector plástico. No hay lugar a dudas, este tiene que ser el Corvette C5 más feo del planeta.

Fuente: CarScoops

Lecturas recomendadas