Skip to main content

Noticia

Motor

La pregunta de los martes: Calefacción o coches, ¿por qué sube la contaminación en Madrid en invierno?

contaminación
La contaminación en Madrid es mayor en invierno que en cualquier otra época del año. ¿Es culpa de los coches o de la calefacción de nuestras casas? Lo vemos.

Llega el invierno y comienzan a dispararse las activaciones del protocolo anti contaminación de Madrid. ¿Por qué sucede esto? ¿Tiene algo que ver la activación masiva de nuestras calefacciones en este fenómeno? ¿O es principalmente culpa de los coches? En cualquier caso, somos los conductores los grandes perjudicados, puesto que estos excesos de contaminación acaban por restringir el tráfico en la capital.

¿Qué es la contaminación? Básicamente es la conjunción de gases contaminantes que son dañinos para la salud y que se quedan en suspensión, tanto en Madrid como en cualquier lado. No obstante, como hablamos sólo de lo que sucede en la capital, basta con que cualquiera de vosotros se aleje una veintena de kilómetros del centro de la ciudad en un día soleado para ver, literalmente, la contaminación. Es la conocida como 'boina'.

VÍDEO: Madrid Central en 12 claves

Los principales gases causantes de este fenómeno son el óxido de nitrógeno, NOx, el dióxido de azufre, SO2, el dióxido de carbono, CO2, y las partículas en suspensión. De todos ellos, el primer y las últimas, especialmente las de pequeño tamaño, son las que más nos afectan. Pues bien, según datos de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid, el tráfico de Madrid es el responsable de entre el 48 y el 55% del aire nocivo que respiramos los ciudadanos, mientras que la calefacción de nuestras casas se mueve entre el 17,5 y el 36%.

No te pierdas: Las multas en Madrid central se disparan con el nuevo Ayuntamiento

La razón principal por la que asciende la contaminación en Madrid durante el invierno tiene que ver sobre todo con las calefacciones de nuestras casas. Hay muchas instalaciones, sobre todo en la zona más céntrica, que son más antiguas de la cuenta, con lo que emiten más gases nocivos que las más modernas. El extra de utilización durante el invierno es el principal causante del aumento de la contaminación, ya que el tráfico se mantiene más o menos constante durante todo el año salvo en los meses de verano, donde los períodos vacacionales de los madrileños hacen que sus coches no estén presentes en la ciudad.

Las medidas contra el tráfico en los peores días o la puesta en marcha de Madrid Central son una ayuda de cara a mejorar la calidad del aire de la capital de España, pero no son la panacea. La razón, especialmente en invierno, es que hay otras fuentes contaminantes. Además, aunque los coches no puedan circular por determinadas zonas, sí que lo hacen alrededor de ellas, y no hay que olvidar que el aire contaminado no permanece quieto.

No te pierdas: Madrid 360 vs Madrid Central, las principales diferencias

¿Cómo afecta esta contaminación a los que viven en Madrid? Diversos estudios apuntan a que respirar cinco microgramos de partículas pequeñas por metro cúbico de aire es como si fumásemos un pitillo al día. Si tenemos en cuenta los niveles máximos que se dan en la ciudad, se puede decir que cada madrileño no fumador lo es inconscientemente, porque respira una aire que equivale al consumo de dos o tres cigarros diarios. Y ojo, que no es moco de pavo, porque en España llegan a fallecer hasta 32.000 personas al año debido a males relacionados con la contaminación.

¿Se puede aportar algo como ciudadano para evitar contaminar? En lo que se refiere al transporte, lo mejor es usar el público, y si no se puede, hacer una conducción lo más eficiente posible circulando en marchas largas y de forma suave y precisa. En casa, por su parte, hay que usar la calefacción de forma inteligente, y eso supone no pasar el termostato de los 21 grados, según indican los expertos.

Más:

Madrid

Y además