Skip to main content

Noticia

F1

25 años de la muerte de Senna y del peor fin de semana de la F1

Ayrton Senna en Mónaco

Como cada día 1 de mayo, el mundo de la Fórmula 1 recuerda a Ayrton Senna,

Hoy, día 1 de mayo, se cumplen 25 años de la muerte de Ayrton Senna y también del peor fin de semana de la historia más reciente de la Fórmula 1. Aquel primero de mayo de 1994 el Circuito Imola y la F1 fueron noticia en todo tipo de medios de comunicación, y no por la victoria de Michael Schumacher ni por cualquier otro asunto deportivo, desgraciadamente. Los pilotos Roland Ratzenberger y Ayrton Senna perdieron la vida en un mítico circuito que estos días se convierte en un auténtico homenaje hacia estos dos competidores, tristemente desaparecidos hace ya un cuarto de siglo.

Te puede interesar: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

Ayrton Senna sigue siendo recordado 25 años después

Ayrton Senna

Se dice que el día 1 de mayo murió Ayrton Senna y que en aquel justo momento, pasadas las dos de la tarde, en la trágica curva de Tamburello, nació el mito y la leyenda. Con 41 victorias, 65 ‘pole positions’, tres títulos mundiales y tras haberse batido en un mediático y conocido duelo con Alain Prost, Senna era considerado uno de los mejores pilotos del momento y también de la historia. Su velocidad innata y su característica personalidad le convertían en uno de los más idolatrados, en su Brasil natal y en todo el mundo.

Desde su debut en 1984 con el modesto equipo Toleman, el brasileño había sorprendido en la Fórmula 1. En aquella temporada demostró que era rápido y también que era capaz de llegar por primera vez al circuito más complicado del calendario, Mónaco, y meterse de lleno en la pelea por la victoria con quienes dominaban en aquella F1, bajo un aguacero que llevó a la cancelación de la carrera y al volante de uno de los coches más modestos de la parrilla. Todavía hay debate sobre si podría haber ganado aquella carrera de no haberse interrumpido…

Ayrton Senna con Toleman en Mónaco

Los tres títulos de Senna se quedan cortos para su calidad como piloto, absolutamente demostrada y confirmada en los cuatro equipos para los que compitió entre 1984 y 1994: Toleman, Lotus, McLaren y Williams. Aún tenía varios años por delante y seguro que habría seguido compitiendo a un fantástico nivel. 

Tras finalizar su aventura en McLaren en 1993, se marchó a Williams buscando mejores prestaciones. McLaren había dejado de montar motores Honda y estaba muy debilitada, y Williams, famoso por su suspensión activa, era quien dominaba. Nigel Mansell en 1992 y Alain Prost en 1993 se alzaron con los títulos en juego.

Ayrton Senna

Senna trató de seguir esa racha triunfal, pero el Williams FW16 no nació bien. No era un buen coche y necesitaba mejoras. Ayrton, que compartía equipo con Damon Hill, abandonó en las dos primeras carreras por problemas mecánicos, aunque consiguió la 'pole' en ellas dos y también en Imola. Llegarían mejoras más adelante en la temporada, que Hill aprovechó perfectamente para pelear por el campeonato, que se llevó Schumacher, logrando de esta forma su primera corona.

Ayrton Senna

No sabemos si Senna habría estado ahí como lo hizo Hill, ni si podría haber exprimido el Williams aún más como para ganarle el título a Schumacher, pero la lucha podría haber sido espectacular. Tampoco sabremos nunca si Senna habría fichado por Ferrari como se rumoreó en el pasado que planeaba. Ni si habría alcanzado los cinco títulos de Juan Manuel Fangio en una carrera deportiva que bien podría haber llegado hasta bien avanzados los 90.

El legado de Senna y sus homenajes, aún a día de hoy

La muerte de Senna supuso un antes y un después en lo que a materia de seguridad en la F1 respecta. El entonces responsable de seguridad de la Federación Internacional y buen amigo de Senna, Sid Watkins, se encargó de liderar investigaciones y grupos de trabajo para mejorar las condiciones de seguridad en la categoría reina. Lo consiguió y contribuyó notablemente a que el campeonato del mundo fuese más seguro, tanto a nivel mecánico en los coches como en los circuitos.

Ayrton Senna

Senna, por su parte, sigue siendo recordado aún 25 años después de su muerte e incluso es idolatrado y muy querido por aficionados que ni siquiera le vieron correr. La ‘magia’ de internet ha conseguido mantener vivas las geniales luchas, victorias y proezas que Senna hizo en pista.

Los homenajes a Senna se siguen sucediendo cada primero de mayo en todo el mundo, y también en otras fechas. Hace poco tiempo, McLaren lanzó su deportivo más radical, el McLaren Senna, un coche homenaje al astro brasileño y que es toda una ‘bestia’ homologada para la calle y, como no, capaz de sacar todo potencial en circuito.

El equipo de fútbol brasileño Corinthians ha dedicado una preciosa equipación a Senna, a modo de homenaje y también de motivación para sus jugadores. Como curiosidad, cuenta con una línea por cada una de las victorias que Senna logró en su carrera deportiva y también con su firma. El Circuito de Imola, por su parte, ha preparado otro bonito homenaje este primero de mayo, así como una exposición en sus instalaciones.

Senna también sirvió de inspiración para muchos de los actuales pilotos de la parrilla. Quien más le idolatra es Lewis Hamilton, que incluso ha lucido cascos en su homenaje.

Roland Ratzenberger, el gran olvidado

Roland Ratzenberger

Aquel fatídico fin de semana de Imola no solo fue trágico por la muerte de Senna. El fallecimiento del astro brasileño asombró al mundo, pero otro piloto de la parrilla, Roland Ratzenberger perdió su vida en el trazado italiano, sede del Gran Premio de San Marino. Fue un día antes del accidente de Ayrton, el sábado 30 de abril, durante la sesión de clasificación. Siempre se ha dicho que Senna, tras lo sucedido, no quería correr…

Ratzenberger competía para el modesto equipo Simtek y su carrera en la F1 no era brillante. Era un piloto con pocos recursos y en San Marino se había inscrito por tercera vez en una carrera de F1, todas ellas en 1994. No se había conseguido clasificar para correr el GP de Brasil, acabó 11º en el GP del Pacífico... y llegó Imola.

El austriaco sufrió un fuerte accidente con su coche, dañado por un toque anterior, a más de 300 km/h en la curva Villeneuve. Los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida.

Roland Ratzenberger

Antes de llegar a la F1, Ratzenberger pasó por diferentes categorías, como la F3000 japonesa, el Campeonato Británico de Turismos o las 24 Horas de Le Mans, donde corrió en cinco ocasiones y en 1993 acabó quinto y primero en la clase C2. Que no historia no caiga en el olvido.

Las 10 frases más recordadas de Ayrton Senna

Imagen: Motorsport Images
 

Y además