Skip to main content

Lista

Audi Q7 2020: 5 diferencias con el primer Audi Q7

Prueba Audi Q7 2020
Un SUV consolidado.

El Audi Q7 2020 ya está disponible para compra. Se trata de un lavado de cara que le permite ponerse al día en material de equipamiento y tecnología, además de mejorar su aspecto. Ha pasado más de una década desde que el primer Audi Q7 llegara al mercado y desde entonces el SUV de Audi ha cambiado mucho. Aquí tienes 5 diferencias entre el Audi Q7 2020 y el primero.

No te pierdas: 'Audi Q7 ocasión, ¿a qué precio están?'

Diseño

La primera diferencia salta a la vista. El Audi Q7 en sus más de diez años de vida ha cambiado mucho en cuanto a diseño. Sigue enseñando la misma línea de SUV grande pero ahora las formas son más rectangulares, menos redondeadas que entonces. Llama la atención especialmente su grupo óptico, que ha pasado de líneas suaves a diseños más marcados y acentuados.

Dimensiones

Aunque parezca extraño el Audi Q7 no ha crecido en estos años. La primera generación era más grande que la actual, con una longitud de más de cinco metros. En concreto, el primer Audi Q7 medía unos 5,085 metros de largo, una medida que lo coloca por encima de la última revisión del modelo.

Audi Q7 2020
El Audi Q7 se ha mantenido fiel a su filosofía

Peso

El peso ha sido otra de las claves del modelo con el paso de los años. El primero de la serie contaba con un cuerpo de más de dos toneladas. Como poco, el Audi Q7 de primera generación declaraba unos 2.190 kg., mientras que el último, en sus versiones de acceso, baja ligeramente de las dos toneladas.

Hibridación ligera

El primer Audi Q7 contaba con una amplia lista mecánica dominada por versiones gasolina y diésel. En esta gama encontrábamos motores desde unos 200 caballos de potencia hasta 500 CV, una oferta que no tenía en cuenta la electricidad. El actual Audi Q7 ofrece motores con hibridación ligera “mild-hybrid” con sistema eléctrico de 48V, además de tener en camino una variante PHEV.

V12 TDI

Una de las grandes sorpresas de la primera generación fue la versión equipada con motor diésel de 6.0 litros V12 TDI. Se trataba del SUV más potente en formato diésel que asustaba por sus cifras. Nada menos que 500 caballos de potencia y un consumo superior a los 10 litros, 11,9 l/100 km, que teniendo en cuenta sus prestaciones no dejaba de ser contenido. Esta versión fue jubilada por el SQ7, un SUV de aspiraciones deportivas con un motor V8 TDI de 4.0 de una potencia de 435 CV.

Y además