Los tres avances que todo conductor querría en su coche

Los tres avances que todo conductor querría en su coche

22/05/2015 - 15:33

Detección de puntos ciegos, visión nocturna y alerta de choque son los tres avances que todo conductor querría tener en su próximo coche. La pregunta es: ¿cuánto estarían dispuestos a pagar por ellos?

Hay fabricantes que esgrimen aquello de que la tecnología debe estar al alcance de todos como lema para atraer más clientes. Sin embargo las hay que, a pesar de ser realmente prácticas, no salen de fábrica. La consultora americana J.D. Power ha elaborado un ranking con los tres avances que todo conductor querría tener en su próximo coche y, lo que es mejor, cuánto estaría dispuesto a pagar por ellos.

De acuerdo con la consultora detección de puntos ciegos, visión nocturna y alerta de choque son los tres avances más deseados.

En el otro extremo, es decir, en el de las tecnologías que menos valoran los conductores, se sitúan los techos solares, las parrillas que se abren y cierran para mejorar la aerodinámica, los asientos que miden la presión arterial o los sensores que permiten controlar las funciones del vehículo mediante gestos.

Entre medias quedan los sistemas de navegación que, quizá por estar ya muy vistos, no generan demasiado interés.

Ahora bien, ¿cuánto estarían dispuestos a pagar los conductores por tener estos avances en su próximo coche?

El estudio de J.D. Power  muestra que la edad es inversamente proporcional al desembolso. Así, los menores de 38 años son los más dispuestos a gastar por la tecnología con una media de 3.300 euros; mientras que los que superan los 40 no llegan a tanto.

Así funciona la vista de pájaro de Toyota

El problema entonces está en que su presupuesto no es suficiente para pagar las tecnologías que les gustaría tener en su coche. El informe de J.D. Power pone varios ejemplos que así lo confirman. La tecnología de detección de ángulos muertos y la frenada automática de Mercedes están a la venta en el paquete ‘Premium’ que cuesta casi 6.000 euros. A estos habría que añadir la visión nocturna que la marca de la estrella consigue a base de sensores y cámaras sensibles al calor y que cuesta otros 2.000 euros.

Claro que las hay más baratas. Toyota ofrece el sistema de frenada automática en el RAV4 por un precio que ronda los 500 euros.

Y es que, para conseguir los tres avances tecnológicos que todo conductor querría tener en su coche, lo habitual es tener que recurrir a un paquete. En el caso de Toyota, todas están incluidas en el Toyota Safety SenseY en función del modelo y el mercado, será de serie u opcional, en este último caso siempre a precio muy competitivo.

Te puede interesar:

Cómo bajar el consumo del Prius hasta un 15%

¿Qué se esconde detrás de Toyota GAZOO Racing?

Los híbridos que menos consumen

Compra colectiva de carburante

Más de Espacio Toyota