Comparativa

Comparativa: Opel Mokka X vs Skoda Karoq. Superventas vs novedad.

Los SUV compactos están imparables. Cada vez llegan más modelos de estos coches al mercado y despiertan más pasiones. Y como hay tantos, todos buscan tener ese elemento diferenciador. El Opel Mokka lleva desde 2012 en el mercado, y es uno de los modelos más exitosos de la marca y del segmento SUV en general. Se han vendido más de medio millón en este tiempo. Desde su último lavado de cara en septiembre de 2016, se llama Opel Mokka X. Y ahora tiene un duro rival, el nuevo Skoda Karoq. Los enfrentamos. Comparativa: Opel Mokka X vs Skoda Karoq.

Es un poco más grande que el Opel, y hoy vamos a comprobar si puede plantarle cara. A pesar del lavado de cara, el Opel Mokka X revela algo su edad. Su diseño es fresco, pero con algunos detalles que delatan el paso del tiempo. Con todo, su diseño tiene estilo, transmite dinamismo y encaja en este segmento.

VIDEO: ¡La comparativa del Karoq vs Mokka X, a fondo!

Y por dentro...

Entramos en el Opel Mokka. Con comodidad gracias a la amplia apertura de la puerta, y con una postura al volante elevada y confortable. Los asientos tienen mucha superficie, y buen agarre lateral. El cockpit se ve ordenado, y tiene superficies mullidas. Pero en la parte baja hay demasiados plásticos duros, y eso abarata su aspecto.

Pero lo cierto es que apenas existe otro modelo que encarne mejor lo que es un SUV compacto. Empezando por sus medidas: 4,27 metros de largo, 1,80 de ancho y 1,66 de alto. Así es como debe ser un SUV urbano. Siempre, claro, que ofrezca un buen espacio interior. Es un coche pequeño, pero con bastante espacio interior. Aquí vemos el antiguo concepto de asientos, en el que levanto la banqueta para plegar el respaldo hacia delante.  Y queda una superficie bastante plana para cargar. También el espacio de carga es correcto: 356 litros, y con los asientos plegados, llega a los 1.372. No es extraordinario, pero más que suficiente.

El Skoda se presenta con un diseño mucho más moderno. No en vano, es un coche totalmente nuevo. Por mucho que no pueda ocultar el grupo al que pertenece. Al primer vistazo, uno puede pensar que estamos ante un Seat Ateca, pero los logos, el frontal y los pilotos traseros lo diferencian del español. Tomemos asiento en el Skoda. Y es como entrar en otro mundo. Todo el coche transmite un nivel superior de calidad, empezando por la elección de materiales, con plásticos mullidos y un tacto en todas las superficies que transmiten mayor calidad. El espacio es más aireado en todas las direcciones que en el Mokka, y en general uno se siente medio segmento por encima. Si vemos las medidas, vemos que no es tan compacto como suponíamos.

Con 4,38 metros de largo, 1,84 de ancho y 1,60 de alto, el Karoq es claramente más grande que el Opel. Esto se nota sobre todo en el espacio de carga: 521 litros de maletero, unos 180 más que el del Opel. Si pliegas las plazas traseras, llega hasta los 1.630 litros. Su antecesor era el Yeti, un coche con un interior muy aprovechado y práctico. El Karoq mantiene estas virtudes, especialmente con el sistema ISO Flex opcional. Los asientos se pueden extraer con facilidad. También el central, que puedo abatir y convertir en reposabrazos, plegar hacia delante o, con dos sencillos movimientos, sacarlo fácilmente. Y una cosa más: puede deslizar lateralmente los asientos exteriores. Por ejemplo, si solo van dos personas detrás, pueden ganar espacio de esta manera. El respaldo también es inclinable, en tres niveles.

¡Arrancamos!

Todo esto está muy bien, pero los SUV compactos también se conducen. Y es justo lo que vamos a hacer ahora. Veamos sus datos: el Karoq monta un cuatro cilindros turbo, un gasolina en posición transversal que rinde 150 CV y un par motor máximo de 250 Nm. Pasa de 0 a 100 en 8,6 segundos, y la punta es de 206 km/h. Según el fabricante, el consumo medio es de 5,6 litros. El Skoda Karoq transmite mucho aplomo, uno no tiene la sensación de ir en un SUV compacto. Esto no solo se debe a su buen interior, sino también a su buen aislamiento, de modo que el ruido es muy contenido y el motor apenas se oye aquí dentro.

El chasis es muy confortable, aunque echo de menos una dirección un poco más ágil. Pero en general es un coche dinámico, y con bastante empuje. Y todo esto con un precio contenido respecto a sus hermanos de grupo. Veamos ahora de qué es capaz del best seller de Opel, y su puede ponerse a la altura del Karoq. Lleva un motor turbo de cuatro cilindros transversal que entrega 140 CV y un par máximo de 200 Nm. La velocidad máxima es de 186 km/h, y acelera de 0 a 100 en 9,9 segundos. Y todo con un consumo oficial de 6,4 litros.

Lo primero que tengo que decir del Mokka es que tienen una postura al volante excelente, elevada y muy cómoda con los asientos AGR. En general, sí se siente más pequeño que el Skoda, y el comportamiento es más perezoso, con una dirección más blanda y un cambio menos preciso. Y las irregularidades del asfalto se notan más. Además, el coche se siente peor aislado que el Skoda. En todo esto, está un paso por detrás. El Opel Mokka tiene muchas virtudes que han conquistado a miles de conductores. Pero en una comparación directa con el Karoq, no está a su nivel. Con todo, sigue puntuando alto dentro de su segmento.  

Lecturas recomendadas