Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Mercedes E 200 Estate vs BMW 520i Touring

Serie 5 Touring

¿Son los mejores del mundo?

No nos andaremos con rodeos: ESTOS son los mejores familiares del mundo. El BMW Serie 5 Touring y el Mercedes Clase E Estate son coches que tienen todo lo que se le puede pedir a un familiar, y se ponen en la referencia de su segmento. Enfrentamos a los líderes. Comparativa: Mercedes E 200 Estate vs BMW 520i Touring.

El BMW 520i Touring llega con un dos litros de cuatro cilindros de 184 CV, cambio automático de ocho velocidades y propulsión trasera. El Mercedes E 200 Estate también tiene un turbo de cuatro cilindros con 184 CV y propulsión al eje posterior. Pero ambos son diferentes. Empecemos por la parte de atrás: el Mercedes cubica de 640 a 1.820 litros, muchos más que el BMW (de 570 a 1.700). Y su espacio de carga es más práctico, con unos respaldos que, plegados, dejan una superficie totalmente plana, lo que no sucede en el BMW.

VÍDEO: Prueba a fondo del Serie 5 Touring

A cambio, en el bávaro puedes plagar la red y el cubrequipajes fácilemente y guardarlos en dos cajas bajo el suelo de carga, de forma mucho más sencilla que con el pesado cubreequipajes del Mercedes. Una pena que en el BMW la cámara de visión trasera vaya encastrada sobre la matrícula, en la zona del chorro limpiador. En el Mercedes emerge y se oculta automáticamente cuando la usas. El interior del Mercedes es refinado hasta lo barroco; el del BMW, más sobrio, pero con unos ajustes intachables.

Personalidades distintas

Empezamos con el BMW: el cockpit está orientado al conductor, encuentro la clásica instrumentación analógica circular, una gran pantalla del navegador ubicada en mi campo de visión, y debajo, las ruedas para el climatizador y el mando circular del iDrive, uno de los sistemas multimedia más acertados para un coche. El Mercedes te conquista con otros argumentos: cuero noble, acabados perfectos, y un cockpit con monitor gigantesco para el navegador. Nada menos que 72 centímetros de largo, que puedo manejar por un mando circular, de forma táctil o por los pads del volante. Pasemos detrás: en el Serie 5 vas más cómodo. La banqueta ofrece 3,5 centímetros más de superficie, y eso se nota: la postura es más confortable porque tienes más apoyo para las piernas.

Una vez en marcha, lo tenemos claro: en el Mercedes miras a una larga pantalla, en el BMW, a la siguiente curva. Las carreteras reviradas, apoyado en su dirección a las cuatro ruedas, son un motivo de diversión, a la salida de los giros salgo con un empuje increíble mientras su cambio automático recorre las ocho relaciones de manera fulminante y sin apenas tirones. El sonido del motor es deliciosamente ronco, como Joe Cocker cantando con u whisky en el gaznate. Y eso que hablamos de un cuatro cilindros: no seis, ¡sino cuatro! El chasis te da mucha libertad de maniobra, el ESP nunca entra demasiado pronto, "deportividad" es su máxima. Y luego, la sorpresa: ¡también es confortable! ¿Que llega un tramo de asfalto en mal estado? No hay problema. La suspensión filtra con mucha eficacia.

El Clase E lleva suspensión neumática. Hemos circulado por una autovía alemana a 200 kilómetros, y te diré lo que hemos oído: ¡Nada! Tiene que ver también con sus Dunlop SportMaxx de 275 detrás y 245 delante, con tecnología insonorizante, esto es, gomaespuma estratégicamente ubicada en su interior. El rodar de este coche es increíblemente suave, la suspensión parece que hiciera desaparecer los baches. Puedes hacer viajes largos y llegar a destino tan descansado como cuando saliste de casa.

¿Y los consumos? En nuestra vuelta de prueba, 8,1 litros el Mercedes, y 8,5 el BMW. Contenidos, si tenemos en cuenta que son dos coches pesados con motores gasolina de 184 CV. ¿Son o no son los mejores familiares del mundo?

Lecturas recomendadas