Comparativa

Comparativa: Hyundai i30 CW vs Ford Focus Sportbreak y Renault Mégane Sport Tourer

Redacción Auto Bild

El último en llegar al segmento familiar es el Hyundai i30 CW. Su versión compacta de cinco puertas ya ha demostrado en comparativas anteriores de lo que es capaz. Ahora lo enfrentamos con carrocería alargada a dos duros rivales. Comparativa: Hyundai i30 CW vs Ford Focus Sportbreak y Renault Mégane Sport Tourer.


Lo de que los familiares son coches sobrios y aburridos es cosa del pasado. El Hyundai i30 CW tiene una estampa realmente atractiva, para muchos, más que el modelo en el que se basa. El interior está concebido con gusto, y todos los elementos de control ofrecen un manejo sencillo e intuitivo. Los acabados, además, rayan a gran altura. El maletero cubica entre 602 y 1.650 litros. Nos gustan detalles como su conector de 12 voltios o sus compartimentos bajo el doble suelo. 

El maletero del Renault Mégane Sport Tourer tiene un volumen que va de 521 a 1.504 litros, y es el único que ofrece una palanca para plegar la fila trasera a distancia. Delante, ofrece un espacio similar al del Ford Focus Sportbreak, aunque en la segunda fila, el espacio para la cabeza es más escaso. El cockpit regala los ojos con una pantalla generosa de 8,7 pulgadas (opcional) en formato vertical. El menú de navegación nos ha parecido, eso sí, algo engorroso. 

VIDEO: El Mégane Sport Tourer en acción

El salpicadero del Focus nos ha parecido, en comparación con sus dos rivales, algo abigarrado, y da una sensación menos desahogada. Su maletero es el que menos cubica de los tres: de 476 a 1.516 litros con los asientos posteriores plegados. Va animado por un 1,5 litros de 120 CV, un poco menos potente que los otros dos. Pero esto no debe llevar a engaño: es un bloque voluntarioso, que sube de vueltas con ganas y ofrece mucho empuje en todo momento. Además, es bastante silencioso. Solo se hace notar cuando lo subes mucho de revoluciones.

El tarado del Focus está enfocado a una conducción ágil y aplomada, la dirección es precisa y el ajuste de las suspensiones, muy equilibrado. El 1,6 litros del Renault nos ha gustado porque hace notar sus 130 CV, y la entrega de potencia es muy armónica. 
La carrocería balancea más que la del Ford, pero a cambio, es un coche más confortable, que filtra muy bien los baches. Es un coche que invita a una conducción relajada, ya que no ofrece el dinamismo del Focus. La dirección es más indolente, le falta la precisión e inmediatez de su rival en los giros. La sorpresa, en estas lides, nos la ha dado el Hyundai. Ha desterrado la respuesta seca de su antecesor, y ahora logra una combinación muy acertada de confort y dinamismo. El tarado del chasis es firme y contiene bien las oscilaciones de la carrocería, y la dirección es rápida y precisa, lo que convierte el paso por curvas en un juego de niños. Al mismo tiempo, filtra bien las irregularidades y es un buen compañero para viajes largos. 

El 1,6 litros de 136 CV tiene una buena entrega de potencia y es más silencioso que el del Renault. Su buen desempeño lo demuestran sus prestaciones: en nuestro test, ha pasado de 0 a 100 km/h en 10,9 segundos, la misma cifra que el Renault, y un segundos más rápido que el Ford. Y es el que antes llega a los 130 km/h (18,5 segundos).

Puesto 3 con 517 de 750 puntos: Renault Mégane Sport Tourer dCi 130
Nos gustan su diseño y su confort de marcha.

Puesto 2 con 530 de 750 puntos: Ford Focus Sportbreak 1.5 TDCi
El veterano de la comparativa sigue, no obstante, liderando claramente el aspecto dinámico, aunque sea el menos potente. 

Puesto 1 con 546 de 750 puntos Hyundai i30 CW 1.6 CRDi
Así es como debe ser un familiar: espacioso, práctico, con un motor y chasis equilibrados. 

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

-

Lecturas recomendadas