Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Ford Fiesta vs Seat Ibiza y Suzuki Swift

Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift

Traemos aquí al Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift, que llegan dispuestos a convencernos de que pueden ser deportivos muy solventes montando pequeños motores en tornos a los 150 CV. ¡Arrancamos!

El Ford Fiesta 1.0 Ecoboost y el Seat Ibiza 1.5 TSI Evo han sido sometidos a dietas estrictas, que los han dejado en torno a los 1.170 kilos. ¿Sorprendido? Pues espera a ver lo que ha logrado Suzuki: su Swift Sport solo pesa 967 kilos. ¿De dónde diantres han recortado los japonenses para obtener un valor tan sorprendente? Para empezar, por fuera, ya llaman la atención sus reducidas cotas.

VÍDEO: Aquí tienes el Swift Sport en acción

Versión de bolsillo

Es unos 17 centímetros más corto y cinco más delgado que sus dos rivales. Por así decirlo, es un coche pequeño, pero como eran los coches pequeños hace unos años. Y eso se nota dentro: uno siente más estrecheces que en el Ford, y aún más que en el espacioso Seat. Pero en esta comparativa las consideraciones prácticas quedan en un segundo plano, y sobre el papel, el Suzuki saca pecho con su favorable relación peso/potencia.

Para ver si aprovecha esta ventaja sobre el asfalto, los hemos llevado al aeródromo de Rothenburg. Y vaya si lo hace: en aceleración, deja a sus dos rivales atrás. Sin apenas agujero del turbo, empuja con fuerza desde el principio, y no desfallece cuando la aguja del cuentavueltas sube hasta lo más alto. Lo que nos ha llamado la atención es que la zona roja comience en las 6.200, cuando el corte llega en las 6.000. El tacto de la palanca del cambio del Swift es algo rudo, pero fluye e inserta con increíble exactitud.

Un cambio excepcional

Pero la transmisión del Ford es aún mejor: su corta palanca es más fluida, mientras que cada marcha está muy bien definida. Con todo, su tacto es un poco menos directo que el del Suzuki, aunque esto ya es cuestión de gustos. El Ibiza solo acelera de 0 a 100 km/h cuatro décimas más tarde que el Suzuki, y en punta sale ganando. Su 1,5 litros de cuatro cilindros tiene un empuje homogéneo casi desde parado, si bien le falta el temperamento explosivo del japonés.

Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift

Su enfoque es más para un uso diario cómodo, y no tiene el tacto deportivo del Suzuki. El Ecoboost del Ford es el que ofrece el sonido más rabioso de los tres, por mucho que solo tenga tres cilindros. Y lo cierto es que entrega la potencia con contundencia desde la zona baja del cuentavueltas sin que se sienta un agujero del turbo, pero pierde algo de fuelle cuando pasa de la zona media.

Y no es que el Ford vaya en absoluto inframotorizado, pero su desventaja en cilindrada se traduce en un déficit de par motor de entre 50 y 70 Nm, por lo que comparativamente queda por detrás de sus rivales. Y es una pena, porque en curvas saca a relucir todo el buen hacer de Ford en comportamiento dinámico: su chasis es increíblemente aplomado, el coche va pegado al asfalto sin apenas balanceos y mantiene al mismo tiempo buenas reservas de confort.

La dirección es rápida y precisa aunque le falta un poco de comunicación, y el coche subvira solo cuando lo fuerzas mucho. Es eléctrica como la del Suzuki, que también tiene una buena precisión y permite un guiado fluido por tramos de curvas. Echamos de menos unos neumáticos más anchos, porque los suyos de 195 pierden grip antes que los del Ford. Aunque el chasis del Suzuki tiene un tarado claramente firme, no llega a resultar incómodo ni por terrenos bacheados, y por eso, además de su carácter deportivo, es perfectamente utilizable en el día a día.

El Ibiza, el más cómodo

Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift

Pero si hablamos de confort de suspensión, es el Seat el que gana de calle. Sus ruedas opcionales de 18 pulgadas tienen un tacto algo seco, pero gracias a su chasis extremadamente equilibrado, filtra las irregularidades del suelo con increíble eficacia. Incluso a velocidad máxima por autovías alemanas el Ibiza se siente relajado y aplomado, y no se deja alterar aunque aparezcan parches y desniveles en el asfalto.

La dirección del Seat es precisa, aunque una vez más, echamos en falta que sea algo más comunicativa. Pero como hemos dicho, su enfoque es viajar seguro y relajado, de modo que no se lleva bien con los fuertes cambios de apoyo, y su ESP entra pronto y con contundencia para evitar excesivas alegrías.

En general, el Seat es el coche más equilibrado, pero al mismo tiempo, el que ofrece menos sensaciones deportivas de esta comparativa, por mucho que lleve el logo FR en la zaga. Esa parte ya la cumplirá el Cupra de 200 CV de 2019. Lo mismo puede decirse del Fiesta, que tiene su variante más radical en el ST de 200 CV.

Y el más deportivo es...

De modo que solo el Swift de estas páginas es el tope de gama y el que despliega mayor deportividad, algo que también demuestran sus frenos: aunque lleve ruedas delgadas, detienen el conjunto desde los 100 km/h en menos de 34 metros, un valor sorprendente en esta categoría. Sus rivales tienen un buen desempeño en este apartado, pero lo hacen casi dos metros después. El bajísimo peso del Suzuki, una vez más, juega a su favor.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas