Skip to main content

¿Merece la pena pasarse al gas natural?

¿Es realmente el gas natural una alternativa al combustible tradicional? AUTOBILD ha enfrentado a cuatro modelos de gasolina contra sus homólogos de gas. Estas son nuestras conclusiones. Comparativa: coches de gasolina vs coches de gas natural.

Fiat Panda

¿Un Panda como coche para largos viajes? Al menos, hay dos cosas que hablan a favor del de gas natural: la elevada autonomía de 900 kilómetros, y el hecho de que empezarás a amortizarlo ya a partir de los 12.500 kilómetros. 

Así, el Fiat Panda Natural Power cuesta en torno a los 2.500 euros más. Lleva dos depósitos, uno en el túnel central y otro bajo el maletero. Esto le cuesta 25 litros de espacio de carga pero, por lo demás, el interior es idéntico. 

El pequeño dos cilindros de 874 cc pierde en el de gas 5 CV, pero no se le nota en el día a día, solo un breve momento después de los arranques en frío. Por lo demás, es un motor inusitadamente voluntarioso para su pequeño tamaño, y cuando sube de vueltas tiene un sonido muy similar al de una motocicleta. 

Audi A3 Sportback

Este Audi, si va alimentado con gas, rinde 110 CV en lugar de los 116 que es capaz de rendir el de gasolina, pero a cambio es más suave y silencioso en su respuesta. Eso sí: en el da gasolina, la respuesta es más espontánea.

Pero la gran pega del de gas es que su depósito supone llevar el suelo del maletero bastante elevado, y eso le resta 100 litros para equipaje y, por tanto, sus cualidades como viajero. 

Llevándolo por autovía, la autonomía del depósito de gas ha llegado a los 300 kilómetros, pero claro, depende de lo alegre o relajado que lo lleves. Un dato: si vas a hacer más de 12.500 kilómetros al año y priorizas tu billetera, del de gas te compensa.


Skoda Octavia Combi

Estamos ante un familiar, vehículos destinados a realizar muchos kilómetros. Por tanto, es posible que te convenga el de gas, porque enseguida amortizarás los en torno a 3.000 euros de más que cuesta. 

Al conducirlo, vale lo mismo dicho para el A3, porque tienen el mismo motor: el 1.0 TSI con gasolina es más espontáneo, pero más rudo en su respuesta. El Octavia de gas pesa 200 kilos más, por eso su comportamiento es algo más perezoso y menos directo, y las prestaciones están un poco por debajo. Pero en el día a día, apenas lo notas.

El maletero se ve reducido, pero sigue siendo muy aprovechable: de 480 a 1.610 litros, frente a los 610 y 1.740 del modelo normal. 

Volkswagen Caddy

Con 26 kilos, su depósito de gas es el mayor de cuantos hemos presentado hoy aquí. Su depósito de gasolina, de 13 litros, es comparativamente pequeño. Así, solo con gas, es capaz de recorrer hasta 500 kilómetros. 

Gas contra gasolina

En su variante Maxi, el depósito puede llegar incluso a los 37 kilos. Pero con todo, el TSI normal llega a los 750 kilómetros, así que su autonomía es mayor. Pero lo más importante en un coche así: su capacidad máxima de 3.200 litros para carga permanece invariable, ya que el depósito de gas va por debajo del suelo. 

Lecturas recomendadas