VW XL1, estrella en la CeBIT 2014

VW XL1, estrella en la CeBIT 2014

12/03/2014 - 12:16

<p>El Volkswagen XL1 es una de las estrellas del CeBIT 2014. Hasta la feria tecnológica que se celebra n Hannover, la marca alemana ha trasladado sus últimas innovaciones en conectividad, conducción autónoma y, por supuesto, movilidad eléctrica.</p>

La CeBIT está considerada por muchos como la mayor feria de informática del mundo. La edición 2014, se celebra desde el 10 y hasta el 14 de marzo en la ciudad alemana de Hannover y allí se pueden ver innovaciones tan impactantes como una prótesis de mano que se contrala desde un teléfono móvil o una aplicación para localizar mediante GPS sillas de ruedas.

En un momento en que coches y ordenadores están más conectados que nunca, el mundo de las cuatro ruedas tenía que tener una presencia importante en la CeBIT 2014. Hasta allí se ha trasladado VW que, como referente de la movilidad del futuro, muestra sus avances en materia de conectividad, conducción autónoma y coches eléctricos.

En un entorno como la CeBIT 2014, el VW XL1 tenía que tener un lugar destacado. El híbrido enchufable que VW presentó hace un par de años como el coche más eficiente del mundo (consigue un consumo inferior a 1 l/100 km) es también de los más limpios, pues sus emisiones contaminantes quedan en 21 gr de CO2 por km.

El VW XL1 está construído con fibra de carbono y combina un motor TDI bicilíndrico de 48 CV (35 kw) con otro eléctrico de 20 kw (27 CV). Sus prestaciones son impresionantes, pues es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 12,7 segundos y acelera hasta 160 km/h.

Junto al XL1, VW ha mostrado en la CeBIT 2014 el estudio James 2025, un avanzado sistema en el que el coche asume el control de la conducción de manera automática. El simulador (para la ocasión ha sido montado sobre un modelo Audi) sustituye los instrumentos analógicos por una pantalla compacta que se sitúa frente al conductor, a la vez que, del salpicadero, surge una consola central. Para activar la conducción autónoma, el conductor solo tiene que pulsar dos botones colocados en el volante. Veinte segundos antes de llegar al punto de destino, el coche devuelve el control al conductor y el salpicadero retoma su aspecto habitual.

Más de E-mobility de Volkswagen