Híbrido, híbrido enchufable y eléctrico: sus diferencias

Híbrido, híbrido enchufable y eléctrico: sus diferencias

06/02/2015 - 10:55

Híbrido, híbrido enchuchable y eléctrico son tres opciones de electromovilidad que no siempre quedan bien diferenciadas. Es más, en ocasiones, llegan incluso a utilizarse como sinónimos, cuando poco tienen que ver entre ellas. De la mano de Volkswagen, te contamos cuáles son sus características y qué las diferencia.

El que aparece bajo estas líneas es un VW Golf GTE. A simple vista nada le diferencia del VW Golf; mucho menos del VW e-Golf, ya que, como este, tiene enchufe para cargar las baterías, pero son tres coches que no tienen nada que ver.

El VW Golf GTE es un híbrido enchufable y nos sirve de 'excusa' para, de la mano de VW conocer las diferencias entre los coches híbridos, los híbridos enchufables y los eléctricos. 


Los tres términos definen la manera en que un coche consigue la energía que necesita para ponerse en marcha. La fuente de alimentación es la que define, en parte, sus prestaciones y, en todo, su consumo y emisiones contaminantes. Las diferencias son sustanciales, pero es fundamental que las conozcas para elegir el que mejor se adapta a tus necesidades.

Coche híbrido: dos sistemas de propulsión

Los modelos híbridos llevan dos mecánicas, la de propulsión convencional y un pequeño motor eléctrico que apoya a la primera en circulación urbana y al acelerar.

Los híbridos no llevan toma de enchufe porque la batería se recarga al acelerar o cuando el coche desciende una pendiente (es lo que se conoce como recuperación de energía en la frenada). 

Si se necesita la máxima potencia, ambos motores funcionan a la vez, siempre controlados por el ordenador de a bordo.

El motor eléctrico sólo puede recorrer entre dos y tres kilómetros.

Coche híbrido enchufable: con recuperación de frenada y enchufe

Como sucede en los híbridos 'a secas' los híbridos enchufables combinan un motor de propulsión con otro eléctrico. Pero en estos la batería se carga tanto en recuperación como con una toma de corriente. 

Empujados únicamente por el motor eléctrico, estos coches pueden recorrer hasta 50 km; a partir de aquí entra en funcionamiento el motor de propulsión. 

Los coches híbridos enchufables como el Golf GTE o el Passat GTE son ideales para quienes alternan trayectos urbanos con viajes más largos.

Coche eléctrico: el enchufado

Toda su mecánica y tecnología (que no es muy inferior a la de un coche 'convencional') funciona gracias a la energía que le confieren las baterías ya que no tienen ningún otro motor que le sirva de apoyo.

Las baterías se cargan con una toma de corriente y, en modelos como el VW e-Golf o el VW e-up!, ofrecen una autonomía que ronda los 160 km.

A cambio, los coches eléctricos 100% no contaminan, son silenciosos, tienen costes de mantenimiento inferiores y como dan todo el par desde el primer momento ofrecen una experiencia de conducción muy dinámica.

Son coches ideales para conducción urbana.

Más de E-mobility de Volkswagen