Cómo conducir con poca visibilidad

Cómo conducir con poca visibilidad

10/02/2015 - 21:00

En invierno tenemos muy pocas horas de luz al día y para conducir con baja visibilidad es necesario tomar una serie de medidas. ¡Sigue leyendo!

Llevar el alumbrado reglamentario es fundamental, pero aprender a conducir con baja visibilidad, también. Durante el invierno, los días son más cortos, hay niebla o nieve. Estas circunstancias afectan considerablemente al principio de ver y ser vistos en la conducción.

Por ello, es muy importante saber qué hacer cuando lavisibilidad en el coche no es buena. En primer lugar, limpia el parabrisas.

Si quieres que la visibilidad en el coche sea óptima, no emplees las luces largas o de carretera con lluvia muy intensa, niebla, nieve o granizo, porque se formará ante tus ojos una especie de pared de gotitas de agua solidificada que te deslumbrará y te impedirá ver más allá de ella. Para ser visto, controla que todas las lámparas funcionan y lleva un juego de repuesto tal y como marca la ley, con las herramientas necesarias para su sustitución.

Además, no te olvides de revisar estos elementos:

1. No deslumbres: Cada copo de nieve dispersa un poco la luz. Lleva los faros bien reglados.

2. Limpieza: no te olvides de limpiar los faros de nieve y hielo para ver mejor sin deslumbrar.

3. Riesgo de multas: si el hielo tapa totalmente una placa obligatoria (la L, por ejemplo) o te falta alguna bombilla, pueden multarte.

La visibilidad que tengas dependerá mucho también de si conduces de día o de noche, pero circular con seguridad es importante independientemente de la hora que sea. Antes de arrancar, quítate el abrigo para que el cinturón te agarre mejor y no tengas exceso de calor en marcha. Una vez que el coche empiece a moverse, no bajes la guardia porque justo en ese momento comienzan las situaciones más comprometidas para la seguridad. Como norma general, maneja tu coche suavemente, emplea relaciones largas (incluso cuando el motor ya haya alcanzado la temperatura óptima) y pisa el pedal de freno sólo cuando la reducción de marchas no aminore lo suficiente la velocidad del vehículo o cuando quieras detenerte por completo.

Presta especial atención a:

- Bordes helados: trata de no pisarlos ni pararte en ellos, porque son muy traicioneros.

- Distancia de seguridad: auméntala para que puedas retener el vehículo reduciendo marchas.

- Niebla leve: usa sólo las luces específicas delanteras.

- Sol de frente: es aún más deslumbrante si el parabrisas tiene restos de nieve o gotitas de agua. Aunque salgas de casa cuando aún es de noche, no olvides llevar las gafas de sol para luego.

- Balsas de agua: se acumulan en los márgenes del asfalto y provocan peligrosas pérdidas de adherencia.

- Lavaparabrisas: trata de no usarlos a alta velocidad ni con temperaturas bajas.

- Calefacción: no arranques con ella (ponla a los pocos segundos) para no dañar la batería; no lleves guantes: el volante puede escurrirse.

Más de Espacio Toyota