El blog de Gabriel Jiménez
Gabriel Jiménez
Me gusta juntar letras (otros coleccionan cromos...), soy Piscis con ascendente Tauro (¡tremenda combinación!), aficionado del Atlético de Madrid (un auténtico 'pupas') y odio madrugar (algún defecto debía tener).
25/06/11

¿Ahora a 120 km/h? Dejad de tocar los 'webs'

Reconozco que lo mío es de traca, pero los del Atleti somos así, amantes de los retos y las causas perdidas. Aprovechando el buen tiempo y el puente del Corpus, he bajado en coche hasta donde veraneo, una pequeña localidad en Andalucía a 525 kilómetros de distancia de Madrid. Este recorrido no tendría nada de especial si no fuera por el hecho de que he bajado al volante de un Porsche Cayman S. ¡Tremendo pepino!

 

Pero como mi intención no era hacer más feliz si cabe a las pobres petroleras, decidí echarle una mano al medio ambiente y a mi castigado bolsillo y, además de poner en práctica la conducción eficiente, respeté el límite de los 110 km/h.

 

Hombre, como reto está bien; llena de orgullo y satisfacción lograr una media de consumo inferior a los 10 litros, pero se te queda una cara de cenutrio cuando conduces semejante artefacto y te adelantan hasta los camiones. Lógico que cuando llevaba recorridos unos 100 kilómetros, se iluminara un testigo –desconocido hasta entonces– en el salpicadero con el siguiente mensaje: "Pare el coche inmediatamente". Así lo hice, y entonces, con el motor al ralentí, apareció otro mensaje: "Si va a hacer caso a Rubalcaba, mejor viaje en bus". Definitivamente, los ingenieros de Porsche saben hacer coches…

 

Lo que pasa es que un servidor es un pupas –además de todas aquellas lindezas con las que me regala el oído mi particular club de fans–, pero también un fiel cumplidor de la ley –la mayoría de las veces– y si Rubalcaba y Salgado afirman a bombo y platillo que hay que ahorrar, que la cosa está muy chunga y que el planeta azul necesita de mi inestimable ayuda, no seré yo quien ponga obstáculos a tan noble propósito.

 

Sin embargo hoy el Gobierno de ZP –estulticia corporation– ha metido la marcha atrás y volvemos a los 120 km/h. ¡Bien! Pero, con todos los respetos: esto no es serio. Para este viaje no necesitábamos alforjas…

 

Y es que dice el ínclito Rubalcaba que como se ha cumplido el propósito que era ahorrar y ha bajado el precio del barril de petróleo, ya no es necesario ir a 110 km/h. ¿Y qué implica eso? Otra vez a gastar el dinero de todos los españolitos para modificar las señales verticales por todo el país, ajustar radares al nuevo límite (¡¡¡la pela es la pela!!!) y que los conductores volvamos a cambiar el chip para dejar de sentirnos delincuentes por circular a 120 km/h. A este paso nos van a volver a todos medio lelos...

 

En cualquier caso, lo que más me fastidia de todo el asunto es que no cuentan la verdad del asunto: que el Estado ha dejado de ingresar una millonada vía impuestos especiales debido a que los españolitos nos hemos retratado menos al pasar por la gasolinera. Y claro, están las cosas con más de 5 millones de parados y la amenaza de rescate a la vuelta de la esquina –amén de otras desgracias más– como para recaudar unos cuantos cientos de millones de euros menos. ¡Desde luego, qué panda de chapuceros nos gobiernan!

 

Me sumo a Juan Aguirre, de Amaral, con su petición de que los políticos –y el Gobierno en particular– dejen de tocar... los webs. ¡Por favor!