El blog de Carlos Flores
Carlos Flores
17/01/11

Massa se la juega en 2011

Un año más, con el tradicional encuentro con la prensa en la estación invernal italiana de Madonna di Campiglio, ha arrancado la pretemporada de Ferrari. El primer paso, más lúdico que otra cosa -el nuevo coche no llega hasta el día 28, y los primeros tests comienzan el 1 de enero-, hacia lo que en Maranello esperan que sea una temporada que les permita resarcirse de la decepción de Abu Dhabi. Con Fernando Alonso, claro está. Aunque el equipo, ni siquiera en los tiempos de Schumacher, nunca designó oficialmente a un piloto como el número 1, está meridianamente claro que al español se le considera como tal, y con razón. En cierta ocasión, Mario Forghieri, director técnico de Ferrari en las décadas de los '60 y '70, dijo: “En Ferrari, no tenemos un piloto número uno. Pero siempre tenemos uno que es más rápido que el otro”. Y eso es lo que sucedió en 2010, un año en el que el asturiano aniquiló deportivamente al brasileño.

 

Es un secreto a voces. Si Felipe no se pone las pilas y mejora ostensiblemente su rendimiento, su tiempo en Ferrari llegará a su fin. Es interesante analizar unas recientes declaraciones del jefe de equipo rojo, Stefano Domenicali. “Todo piloto, para competir, necesita sentirse el más fuerte. Cuando no lo consigue, le resulta difícil librarse de las excusas que todo el mundo se crea cuando las cosas le van mal” (en el caso de Massa, se centraban en sus presuntos problemas para hacer funcionar los neumáticos más duros).

 

“Creo que esa fue la causa de la mala temporada de Felipe –proseguía Domenicali-, pero se recuperará si trabaja en ese aspecto, y estoy seguro de que veremos a un gran Massa en 2011, porque sabe muy bien que no puede permitirse otra campaña como la última”. Personalmente, creo que la apreciación de Domenicali es correcta. Lo que no encuentro tan fácil de asumir es la predicción de que Massa tendrá una gran temporada. En 2010, le resultó muy difícil, cuando no imposible, seguir el ritmo de Fernando Alonso, y desde el episodio de las órdenes de equipo en Hockenheim el paulista se desenchufó literalmente del campeonato.

 

 

 

 

 

En ningún sitio fue más evidente que en Interlagos. Recuerda: Felipe hizo la pole y ganó en 2006 y 2008, y fue segundo en 2007 -también después de partir en cabeza-  sólo porque la situación le obligó a ceder la victoria a Räikkönen para que el finlandés fuera campeón. En 2009, se perdió la carrera, aún convaleciente del accidente en Hungría. Pero este pasado año, sólo pudo calificarse noveno, a casi un segundo de Alonso, y en la carrera pasó totalmente desapercibido.

 

Lo cierto es que, desde que estuvo claro que Alonso era el candidato de Ferrari para el título, la impresión que causaba Massa era la de un hombre que sólo esperaba a que cayera el telón sobre la temporada. Yo no descarto que en 2011 pueda brillar ocasionalmente, en especial en las primeras carreras. Lo que veo improbable es que alguna vez llegue a sentirse, por seguir las palabras de Domenicali, “el más fuerte”, en el seno de un equipo en el que tiene como compañero a Fernando Alonso.

 

No hay que olvidar que Massa es muy querido dentro del equipo, y con buenas razones. Pero si en este campeonato que comenzará en Bahrein el 13 de marzo no demuestra mucha más combatividad y sigue sin poder competir en velocidad con Alonso, sus días en la escudería estarán contados.

 

Si es que no lo están ya.