Reportaje

Coches 4x4

Ruta 4x4 por Valencia

C. Siles

27/11/2011 - 12:21

Con esta ruta 4x4 por Valencia descubrirás desde un pequeño puerto lleno de veleros en el interior de una zona residencial hasta un espectacular teatro romano. Valencia es algo más que paella o playas llenas de turistas.

En esta ruta 4x4 por Valencia con Suzuki he visitado lugares menos glamurosos que las discotecas a pie de playa y locales 'chic' habituales, pero que bien merecen un alto en el camino.

Mi viaje 4x4 comienza en Alboraya, concretamente en Port Saplaya, un pequeño puerto plagado de veleros en el interior de una zona residencial que te dejará con la boca abierta por la preciosa imagen de los veleros aparcados en la puerta de las casas. Más tarde, cojo cubo y caña para pescar en Alboraya después de darme un baño en cualquiera de sus playas y saborear su bebida típica: la horchata.

Tras un día muy costero, mi ruta 4x4 por Valencia hace una parada en un vanguardista hotel en primera línea de playa en la Pobla de Farnals. Desde aquí, las vistas del paseo marítimo son una pasada. Al día siguiente, hago un viaje en el tiempo y me adentro en Sagunto, una localidad comandada por un gran castillo que data de tiempos de Aníbal. Lo más interesante, un imponente teatro romano que te dejará con la boca abierta. Deja el coche en alguna de las plazas del centro de la localidad y piérdete entre las calles del barrio judío. Eso sí, prepárate para pasar calor, mucho calor. Una ruta que te resultará bastante completa en la que podrás descubrir que Valencia... no es solo Gandía.

Eapa 1: Port Saplaya-Pobla de Farnals

Pasar un par de días de ruta 4x4 por Valencia en pleno verano, ya suena bien de antemano. Pero en vez de ir a Gandía o al centro de la ciudad, arriésgate con un plan alternativo, más tranquilo. Para empezar, te propongo que vayas a Port Saplaya. En el interior de una urbanización se abrirá ante ti una pequeña Venecia: edificios de diferentes colores rodean un puerto plagado de veleros. Continuo camino de Pobla de Farnals. Sin embargo, en vez de ir por la autovía, me adentro por un camino alternativo al borde de la playa donde puedo comprobar mis dotes -nulas- como pescador y ya de paso, poner a prueba las capacidades todoterreno del pequeño Suzuki SX4.

Disfrutarás por los casi 5 kilómetros de camino pedregoso y arbustos a los que tendrás que enfrentarte. En mitad del camino aparco el coche y saco del maletero el cubo y la caña. Me sitúo al lado de un señor que mira de reojo cómo pongo el cebo en el anzuelo. Pudeo leer su mente (“vete a casa, amigo, que no tienes ni idea”). De hecho, aguanto poco: si mi vida dependiera de la pesca, terminaría robando peces de cubos ajenos. Prosigo mi camino hasta llegar a la Platja de la Pobla de Farnals. Mi objetivo era un hotel a pie de playa: la Casa de la Playa. Una pasada.

Etapa 2: Pobla de Farnals-Sagunto

En esta ruta 4x4 por Valencia encuentro unos apartamentos típicos de costa. Pero, una vez que, paso la puerta y veo la terraza -con las velas y los impolutos tonos blancos de la decoración-, me doy cuenta de que estoy en un lugar privilegiado. La habitación está muy bien distribuida, pero lo mejor, sin duda, es la terraza. Con el mar al alcance de los dedos.

Al rato de llegar, llaman a la puerta y una de las trabajadoras del hotel me deja una pequeña bandejita con un 'chupito' de licor de avellana y una trufa. Todo un detalle. Antes de acostarme, qué mejor plan que bajar a la playa y bañarse con las pocas horas de luz que quedan en Valencia: ¡una pasada! Después, te recomiendo que visites Sagunto. Quizás no sea el mejor lugar para perderte en pleno agosto, pero combinarlo con la playa tampoco es mal plan. Sagunto huele a piedra, a historia. Nada más llegar, tras pasar la mañana de relax en la playa de Pobla de Fornals, me puede el hambre y como en un bar que hay justo al lado de la estación de tren. Vete mejor a algún sitio del interior, por la zona del conocido barrio judío. Tras llenar el estómago, a quemar calorías. Algo fácil en una localidad plagada de cuestas.

Dirígete a la parte más alta de Sagunto, en dirección al castillo. Puedes acceder con el coche, aunque te recomiendo que lo aparques nada más entrar al casco antiguo. Yo tuve la gran idea de meterme con el Suzuki por las estrechas calles del barrio judío. Creo que no he sudado tanto en mi vida intentando no rozarlo. Camino de la fortaleza, llegarás al Teatro Romano. Es impresionante: pisar la arena rodeado de aquellas gradas de piedra te hace sentir pequeño.

Afortunadamente hay un bar junto al Teatro con una terracita, Le Fou, en el que podrás refrigerarte. Menos mal... Y ahora sí, coge fuerzas para subir al Castillo haciendo 'trekking'. Aunque una vez arriba veas que aquello son un puñado de restos abandonados, las vistas merecen la pena. Se puede divisar todo Sagunto y alrededores. Parece mentira que hace doce horas estuviera dándome un baño en la playa...

Lecturas recomendadas

Buscador de coches