Reportaje

Las 20 causas de la pérdida de potencia de tu coche

Las 20 causas de la pérdida de potencia de tu coche

Emilio Salmoral

11/02/2016 - 09:33

Estas son las 20 causas de la pérdida de potencia de tu coche. Los años pasan para todos y es posible que tu automóvil ya no tenga el brío y alegría de cuando era nuevo. Aquí tienes un listado de problemas que puede tener y ocasionan pérdida de fuerza al coche.

Estas son las 20 causas de la pérdida de potencia de tu coche. Tu automóvil no deja de ser una máquina que sufre el paso de los años y es posible que pierda algunas de sus propiedades, entre ellas, la potencia.

No te pierdas: ‘Neumáticos e invierno: consejos prácticos

Lo primero que debes hacer es asegurarte que esa pérdida de fuerza en algo objetivo. No un hecho completamente subjetivo. Ten en cuenta que, al principio, 250 CV de potencia pueden intimidar mucho, pero cuando te acostumbras ya no parecen tantos.  Cuando analices la disminución de potencia, debes tener en cuenta el escenario en el que lo haces. Es decir, con el coche más cargado de lo habitual, por una fuerte pendiente o incluso la altura: un motor atmosférico de gasolina funciona mejor a nivel del mar que en una carretera de montaña a 2.500 metros.

Por supuesto, deberías tener en cuenta las posibles modificaciones que le hayas podido hacer al coche. Por ejemplo, unas llantas de gran tamaño con enormes neumáticos. También influye en la pérdida de potencia si tienes conectado el aire acondicionado. Recuerda que el compresor del sistema de climatización está conectado al motor. Pero lo mejor es que le eches un vistazo a las 20 causas de la pérdida de potencia de tu coche:

A. Por exceso de rozamiento

Es decir, el coche tiene problemas al rodar porque se producen excesos de rodamiento causados por elementos mecánicos. Dentro de este grupo tenemos que incluir:

1. Frenos agarrotados: alguna pinza puede tener un pistón que no retrocede y la pastilla sigue actuando sobre el disco. Esta pérdida de potencia va a venir acompañada de un incremento en el consumo de combustible.

2. Freno de mano muy tensado: es muy similar al anterior, es posible que lo lleves tan tensado que estés metiendo un rozamiento extra en el eje trasero.
3. Rodamientos de las ruedas: es un elemento que permite que las ruedas puedan moverse libremente. Si el cojinete está mal, les costará moverse. Puedes notarlo porque harán mucho ruido.
4.Un embrague muy tensado: esto solo suele ocurrir en los coches antiguos que no están dotados de embrague hidráulico. Lo notarás porque al subir una cuesta el coche se acelerará solo. Es posible que con un tensado soluciones es problema pero también puede estar gastado y te tocará cambiarlo.


B. Por fallos de encendido

Que la chispa de las bujías salte en el momento exacto es fundamental para evitar la pérdida de fuerza de un coche de gasolina. Una puesta a punto deficiente hace que tengas menos caballos.

5. Puesta a punto a fondo: lleva el coche al taller para que le hagan una puesta a punto tal y como recomienda el fabricante. La chispa de la bujía debe saltar en el momento exacto.

6. Comprueba el avance: si el avance no es el correcto, el coche fallará a bajas vueltas y en marchas largas.
7. Bujías en mal estado: estos son los 10 síntomas en las bujías para detectar averías. Léelos con detenimiento y sustitúyelas.
8. Fallos múltiples en el sistema: puede ser que el distribuidor, la tapa del delco, centralita o cables de las bujías estén en mal estado.

C. Válvulas que no se cierran por completo

Que las válvulas no cierren el cilindro de forma completa y estanca condiciona que la explosión no sea la correcta y que se produzcan pérdidas de potencia. Lo notarás porque, en el caso de tener un coche de gasolina, al motor le costará moverse por encima de las 4.500 rpm.

9. Válvula pisada: es decir, que la válvula no cierra completamente. Puede ser que en frío funcione muy bien pero en caliente aparezca este fallo. Con un simple ajuste de válvulas se solucionaría este problema.

10. Muelle de válvulas roto: el muelle de válvulas es el que lo empuje para que el sellado del cilindro sea perfecto. Producen un ruido característico en la culata muy fácil de detectar.
11. Juego en las guías de válvulas: la guía de válvulas es el carril que, nunca mejor dicho, la guía. Si no es perfecto, no cerrarán bien el cilindro.
12. Árbol de levas gastado: el árbol de levas es el que empuja a las válvulas, si el coche tiene muchos kilómetros, es posible que esté gastado y por eso no cierran a la perfección.

D. Mala preparación de la mezcla

Una mala preparación de la mezcla de combustible, tanto en un coche alimentado por gasolina como en un diésel puede ser la causa de una pérdida de potencia. Una mezcla de combustible y aire excesivamente rica (con mucho combustible) incrementará el consumo y reducirá la potencia. Mientras que una mezcla pobre (con mucho aire), hará que notes que el coche corre mucho menos.

Estos fallos suelen ocurrir por:

13. Filtro de aire muy sucio: el filtro de aire siempre debe estar limpio y libre de impurezas. Recuerda limpiarlo o sustituirlo.

14. La mariposa no se abre al 100%: si la mariposa del acelerador no se abre al 100%, no entrará la cantidad exacta de combustible por lo que la mezcla no será perfecta.
15. Entra aire extra a la admisión: si algún manguito o junta no está en buen estado, puede entrar aire extra al sistema de admisión. Así que la mezcla no será la ideal y la explosión en los cilindros no será perfecta.
16. Pérdidas de presión: si el circuito de alimentación de combustible tiene alguna fuga, el caudal que llegará al motor no será el ideal. Además, una pérdida de gasolina siempre resulta muy peligrosa. ¡Riesgo de incendio! Asegúrate que el filtro de gasolina está limpio. Su está muy sucio, puede que no deje llegar el combustible con la suficiente presión y de ahí la pérdida de potencia.

17. Tensión eléctrica: el combustible se envía a los cilindros por medio de una bomba, si no llega la suficiente tensión para darle energía a la bomba, esta no trabajará al 100% y la mezcla no será perfecta.
18. Caudalímetro: se encarga de medir la cantidad de aire que debe entrar en los cilindros. Está justo detrás del filtro de aire y es uno de los elementos más importantes de tu coche.
19. Problemas en los inyectores: si están sucios, no van a introducir en los cilindros la cantidad ideal.
20. Fallo en la centralita: este elemento electrónico controla que todo funcione según unos parámetros ajustado en fábrica. No deja de ser una placa base parecida a la de un ordenador que puede fallar, entre otras cosas, por un exceso de humedad en sus conexiones.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches