Skip to main content

Reportaje

Motor

Estas son las posibilidades de sobrevivir de un peatón según la velocidad del coche

posibilidades-peaton-sobrevivir_semaforo-peaton
¿Cómo puede influir en un atropello?

Es una obviedad decir que la velocidad es un parámetro directamente proporcional a la gravedad de cualquier accidente. Y en caso de atropello, más todavía. Por eso estas son las posibilidades de sobrevivir de un peatón según la velocidad del coche.

VÍDEO: Así es "Canto", la solución de Nissan para evitar atropellos con coches eléctricos

La probabilidad de un peatón, o un ciclista. de morir en un accidente crece con la velocidad a la que se produce el impacto con un vehículo. Así, mientras en un atropello a 30 km/h la probabilidad de heridas mortales es del 10% –es decir, que el 90% de los peatones sobrevive al mismo–, esta probabilidad de morir crece hasta el 80% a solo 50 km/h y roza el 100% a partir del 60 km/h, según varios estudios internacionales de la OMS, y OCDE/ECMT, y dados a conocer en publicaciones de la DGT.

Atropellos en coche: estas son las grandes víctimas

Además, según el informe 'Gestión de Velocidad' (OCDE y ECMT), el peatón de más edad tiene mayor probabilidad de sufrir heridas graves o mortales que el joven por su mayor debilidad física.

posibilidades-peaton-sobrevivir_senor-cruzando

Bilbao o Madrid, entre otras, han sido las últimas ciudades en establecer un límite máximo de velocidad de 30 km/h en el 80% de sus calles (aquellas de un carril para casa sentido y de un solo carril). Estas iniciativas se suman a las de Valencia (en todo el centro histórico), Barcelona (en barrios como Ciutat Vella, Montjuic, Les Corts, Sarrià, Gràcia, Sant Andreu, Nou Barris…) o Sevilla (en el casco antiguo). También a la experiencia de Vitoria-Gasteiz, que recibió el premio Ciudad que Camina por su fuerte apuesta por las zonas 30, o San Sebastián, como municipio pionero en implantar soluciones con algunos proyectos de zonas 30.

Se trate de Zonas 30, Calles 30 o Ciudades 30, todas estas modalidades obedecen a los mismos objetivos: calmar el tráfico, conseguir reducir la accidentalidad, reducir el ruido ambiental, mejorar la calidad de vida y la movilidad de sus ciudadanos. Para que esto se consiga, la mayoría de expertos coinciden en que debe formar parte de una estrategia general de movilidad; ser aprobadas con el mayor consenso posible y venir acompañadas de otras medidas para reducir el número de vehículos privados en esas zonas.

Ejemplos de éxito

Efectivamente, reducir la velocidad a 30 km/h tiene un efecto directo sobre la accidentalidad. Raquel Jara, desde su experiencia como perito médico, lo confirma: “En la mayoría de casos existe una relación directa entre la velocidad a la que se produce el impacto y lesiones corporales observadas”. Y Carlos Arregui Dalmases, director general del Instituto de Investigación sobre Vehículos, Centro Zaragoza, corrobora que “si el atropello se produce a una velocidad de colisión de 50 km/h la probabilidad de supervivencia del peatón se sitúa aproximadamente en un 50%. En caso de producirse la colisión a 30 km/h dicha probabilidad de muerte se reduce 5 veces, hasta un 10%”.

posibilidades-peaton-sobrevivir_grafico

El Ayuntamiento de Irún (Guipúzcoa), que lo aplica desde 2011 en las principales calles y, desde 2013, en casi la totalidad, registró antes de ponerse en marcha esta medida, 400 accidentes de tráfico. En 2017, fecha del último balance, 158 siniestros sin ningún muerto o herido grave. En Pontevedra, desde 2012 –fecha en la que se aplicó esta medida en toda la ciudad–, no se ha producido ningún muerto en accidente.

Fuente: DGT

Y además