Reportaje

A bordo

Dummy por un día: la seguridad del Volvo XC90

Noelia López

10/01/2015 - 07:08

Ningún muerto dentro de un Volvo en 2020. ¿Te lo crees? Es el objetivo de la marca escandinava para dentro de cinco años ¿Cómo? Viajamos a Suecia para ver en directo sus nuevos ensayos. 'Convertidos' en dummies por un día, descubrimos la seguridad del Volvo XC90.

Thor es uno de los dummys más veteranos de los cuarteles generales de Volvo en Gotemburgo (Suecia). Una auténtica pequeña ciudad donde se guardan en secreto modelos, prototipos y sistemas de seguridad que pronto serán cada vez más comunes en la gama Volvo, un fabricante que se ha propuesto un objetivo tan ambicioso como loable: lograr que en 2020 nadie muera en un accidente de tráfico dentro de sus vehículos. ¿Realidad? ¿Utopía? Para ver hasta qué punto es viable, nos hemos ido a ver en directo uno de los últimos ensayos de seguridad antes del lanzamiento del nuevo Volvo XC90, que se venderá en España en el mes de junio.

Cuando llegue ese momento, sus propietarios tendrán que agradecer a nuestro amigo  dummy todos los esfuerzos que ha realizado (y los golpes que se ha llevado) en los crash-trest que han servido para convertir al XC90 en uno de los SUV más seguros del mundo. Porque, entre otras innovaciones, estrena un sistema que permite minimizar las lesiones producidas en caso de impacto tras una salida de la carretera, un supuesto poco analizado y causante de la mayor parte de lesiones de columna y médula. De hecho, todavía no hay ningún ensayo de regulación para examinar la capacidad de un coche para hacer frente a una salida de la carretera.

Son las 9 de la mañana y lo primero que pienso es que eso del cambio climático va a ser cierto, porque este día de diciembre amanece despejado en Gotemburgo y la temperatura alcanza con facilidad los cinco grados. Entro en el corazón de Volvo para presenciar un crash-test diferente, pues se realiza en el exterior, lo que acrecienta el riesgo de que algo no esté controlado...

Volvo XC90, a la venta e junio desde 53.900 euros

Te cuento las condiciones: este ensayo simula que el coche se sale de la carretera por un descuido a 80 kilómetros por hora y tiene la mala suerte de colisionar contra un bache de 80 centímetros de alto, lo que provoca un fuerte impacto bajo las ruedas. Esa es la teoría. Después, vendrá el estudio práctico para comprobar las consecuencias en dos direcciones: una, si se produce el vuelco; segundo, qué lesiones sufren Thor, su esposa y su pequeño hijo.

Según los ingenieros de Volvo, el impacto ocasiona tremendas fuerzas verticales, que sufre la columna y se pueden equiparar a las que se ve sometido el piloto de un caza al usar su asiento eyectable en caso de emergencia. Además, esta prueba produce un efecto de balanceo lateral notable, que Thor recoge gracias a que está equipado con una zona de hombros flexible y mejorada para ser más parecido a un ser humano.

9,1 segundos. Ese es el tiempo que transcurre entre que veo aparecer al XC90 amarillo, se sale, choca con el bache e impacta contra un talud. Primera conclusión: no hay vuelco, la seguridad activa funciona. Segunda, ¿qué ha pasado con Thor y su familia? Pues gracias a las nuevas medidas de seguridad que implementa, sus daños se han minimizado. 

La mitad de los accidentes en EEUU

Este tipo de ensayos es especialmente importante para mercados como el de Estados Unidos, donde Volvo espera vender la mayor parte de sus XC90 y la mitad de los accidentes con daños severos se producen por salidas de la carretera. Para afrontar este problema, el nuevo XC90 cuenta dos tipos de ayudas al conductor. Primero, seguridad activa, con sistemas como el avisador de salida de la trayectoria que es capaz de corregir la dirección actuando sobre el volante y, en segundo lugar, con medidas de seguridad pasivas diseñadas especialmente tras este ensayo, como un asiento que absorbe mayor energía del impacto para que no afecte al cuerpo y unos cinturones que se pretensan al detectar que el coche se ha salido de la carretera y circula sobre una superficie irregular.

Estas nuevas medidas de seguridad son novedad en el Volvo XC90, pero forman parte de un amplio paquete donde se integran otras ya creadas. Todas con el objetivo de que no haya fallecidos en 2020 dentro de un Volvo, para lo que la marca sueca ha estudiado los accidentes dividiendo el proceso en cinco fases.

Los cinco momentos de un accidente:

En 1927, los fundadores de Volvo declararon que "los coches son conducidos por personas y, por ello, nuestro principio básico es la seguridad". Desde entonces ha pasado mucho tiempo, pero la prioridad sigue siendo la misma y, en 2014, la marca sueca ha desarrollado un estudio para mejorar sus medidas de seguridad, tanto activa como pasiva.

Para ello, ha dividido el proceso de un accidente en cinco momentos, desarrollando para cada uno de ellos sistemas específicos que contribuyan a minimizar los daños o a evitar el choque. Todo se ha creado en torno a personas y a situaciones de tráfico real y el Volvo XC90 es el primer modelo que implementa todas las soluciones creadas. Por eso, este todocamino se convierte en la primera piedra para lograr el objetivo de cero muertos en 2020.  Estos son los sistemas actúan en cada fase:

1. Conducción

 Esta fase sienta las bases para conseguir una conducción segura y confortable. Actúan los sistemas de alerta de cansancio, reconocimiento de señales, advertencia de cambio de carril, avisador de ángulo muerto, presión de neumáticos, luces largas activas con LED o alerta de tráfico cruzado.

2. Conflicto

 Situación crítica inminente, por ejemplo el coche está a punto de chocar con un ciclista. Se activan las funciones que pueden estabilizar o alertar al conductor: Controles de estabilidad, advertencia de colisión y luces del freno de emergencia.

3. Prevención

 El accidente está a punto de ocurrir y entran en juego funciones para detener el coche si el conductor no puede hacerlo. Es el momento del 'City Safety', nombre que agrupa todos los sistemas de frenada automática. El XC90, además, añade una mejora que es el frenado automático en algunas situaciones si el conductor se encuentra de improviso con un automóvil en una intersección y hay riesgo de choque. También cuenta en esta fase

4. Colisión

 Cuando el golpe es inevitable, lo importante es proteger a los ocupantes y reducir al máximo las lesiones. Por eso aquí actúan el reductor de velocidad de impactos, la estructura de la cabina con una aleación de tres aceros, las zonas de deformación y un frontal que absorbe más energía. con el 'Brake Assist', que aumenta la potencia de frenado.

5. Postcolisión

 Volvo coopera con los servicios de emergencia tras un accidente gracias al sistema 'On call', que avisa a un operador que puede ver inmediatamente la ubicación del coche y dirigir con rapidez a los servicios de asistencia hasta el lugar del accidente. Aquí, cualquier segundo ganado es importante.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches