Prueba

Volvo S80 D5 Geartronic: luces y sombras

David López

06/02/2012 - 11:00

Si te vas a gastar más de 45.000 euros en una berlina de lujo, el Volvo S80 D5 puede ser una buena alternativa a los BMW Serie 5 o Audi A6. Abre tu mente: hay vida más allá de Alemania

Berlina de lujo, diésel y con más de 200 CV. ¿En qué piensas? Seguro que más de un fabricante alemán. Pues yo te presento a este Volvo S80 D5 con cambio automático GearTronic. Sus responsables han decidido darle su correspondiente repaso, retocando mínimamente el exterior (fíjate en los intermitentes LED de los retrovisores exteriores, el diseño de las llantas o el tono Azul Biarritz que se añade a la paleta de colores y que ves en estas imágenes) y el interior, con un salpicadero nuevo que integra debajo de una capillita el navegador (2.210 euros) y, sobre todo, la inclusión de más equipamiento de seguridad.

Después de darme cuenta de que este nuevo Volvo S80  lleva el paquete de seguridad (2.136 euros) y la suspensión activa (otros 1.583 euros) doy vida al motor D5 pulsando un botón. Desde mayo ofrece más potencia (215 CV) y aquí sí que llega la primera sorpresa. El bloque suena más de lo esperado y, no solo eso, transmite vibraciones al volante. ¿Una berlina de más de 45.000 euros no debería tener superado ese aspecto? Pues en Volvo lo han debido descuidar un poco. La fuerza de este cinco cilindros se transmite al asfalto a través de un suave y convincente cambio automático de seis relaciones, con modo Sport y carril secuencial que no incluye levas en el volante (tampoco las he echado en falta). A partir de 1.500 vueltas empuja con ganas (lleva dos turbos) y estira sin desfallecer hasta las 4.900 rpm. Eso sí, no respeta el consumo oficial (1,3 litros más), aunque hay que decir que esta unidad en concreto iba calzada con gomas 245 en llanta de 18 pulgadas. ¿Suavidad? ¿Confort? Es lo que se le pide a una berlina de este segmento y el Volvo en marcha las ofrece a raudales.

Eso sí, en el interior me esperaba más espacio para las rodillas en las plazas traseras. No está mal, pero se podría haber aprovechado un poco mejor la longitud de la carrocería. Aun con todo, la anchura y la altura sí me parecen buenas. En cuanto al maletero, más de lo mismo: sus 480 litros no son una mala cifra, pero se quedan por detrás de su competencia y de incluso modelos más pequeños como un Volkswagen Passat. Además, no ofrece formas muy regulares en su interior y al abatir los respaldos traseros no queda un fondo plano. Me queda hablarte de una última cosa: la suspensión activa opcional del Volvo S80 D5 ofrece tres modos de funcionamiento (Confort, Sport y Advanced). Incluso en el más deportivo, el S80 respeta la comodidad de sus pasajeros y absorbe bien las irregularidades del asfalto. Dinámicamente no está a la altura de un BMW Serie 5 con tracción trasera, pero aún así ofrece un buen compromiso general.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de David López

David López

Director Online

Coches grandes, pequeños, urbanos, deportivos... todos son interesantes y tienen mucho que probar y contar

Todo sobre Volvo

Volvo S80 S80

Acabados de Volvo S80 2006 más populares:

Ver todos los acabados
Todo sobre Volvo S80

Buscador de coches