Skip to main content

Prueba

Test 100.000 km: Volkswagen Golf 1.4 TSI

Test 100.000 Volkswagen Golf VI

En este test de los 100.000 km al Volkswagen Golf 1.4 TSI sometemos al modelo alemán a la prueba más difícil. Tras ella, desmontamos y examinamos pieza a pieza para ver si el superventas Golf es superfiable.

Volkswagen quiere dar a entender a la gente que sus coches son de una grandísima calidad. Para saber si es verdad hemos llevado a cabo este test de los 100.000 km con el Volkswagen Golf 1.4 TSI. El test de larga duración de AUTOBILD.ES demuestra que todo lo que reluce no es oro en Volkswagen, porque sus modelos que en los últimos once años han hecho la prueba de los 100.000 kilómetros se han quedado bastante retrasados. La diferencia entre deseo y realidad no podría ser mayor. ¿Y ahora? ¿Será Volkswagen capaz de asumir sus promesas de calidad y fabricar un coche realmente fiable?

Para enfrentarnos a la realidad hemos elegido un Golf, el pilar principal del imperio Volkswagen. Más exactamente se trata de un Volkswagen Golf 1.4 TSI. Un ejemplar de este calibre, con un par de extras que incluyas, costaría hoy en día sus buenos 29.000 euros, a pesar de que no va de equipamiento hasta arriba. La verdad es que cabe esperar un precio de ese tipo cuando se busca algo premium. Un milagro llamado TSI bajo el capó de nuestro compacto, se esconde uno de los pequeños milagros de Wolfsburgo. Se trata de un laureado motor de gasolina con una cilindrada de 1,4 litros y 160 CV, que trabaja en equipo con un compresor y un turbo. No hay ninguno que ofrezca tanta tecnología. Ni tampoco tanto confort, ya que este cuatro cilindros actúa de forma suave y contundente, sin retardo de turbo. En algunos aspectos se pone a la altura de un dos litros sin muchos problemas.

Se trata de un coche rápido, que se sabe mover bien por nuestras calles y carreteras. La pregunta clave es ¿superará este test de los 100.000 km el Volkswagen Golf 1.4 TSI? Si te digo la verdad, estoy intrigadísimo. El Golf VI siempre ha sido un seductor en todos los ámbitos. Lo mejor es que tiene un formato muy acertado, ya que es lo grande para sentirte cómodo en su interior, pero no llega a ser demasiado aparatoso para moverte por ciudad. De esta forma, el asistente de aparcamiento te mete en el hueco sin problemas y tampoco debe que trabajar demasiado. ¿Habría preferido un cambio automático DSG (1.670 euros) en vez del manual de seis velocidades de serie?

Te lo digo bien claro: pues no, nadie lo ha echado de menos. Las cosas como son: el doble embrague, con sus siete marchas, se muestra capaz de sacarle más jugo al motor. Pero no es imprescindible, ni mucho menos. Es decir, que ese dinero te lo puedes dejar en otras opciones sin problema. Lo cierto es que el Volkswagen Golf 1.4 TSI conserva las virtudes que siempre han demostrado sus antepasados Escarabajo (vídeo Volkswagen New Beetle): tira y tira y tira sin que nadie lo detenga... está hecho a prueba de todo. Con un kilometraje así, la confianza en el de Wolfsburgo crece exponencialmente. No hay quien pare los pies a este cuatro cilindros, es un motor robusto y fiable. Un consumo elevado “A 220 km/h no parece que vaya excesivamente forzado, es impresionante el silencio con el que consigue trabajar.

"Rodar a 180 km/h es para este TSI como ir dando un tranquilo paseo”, escribe un redactor al salir del circuito de pruebas. Respecto a la temperatura del aceite, cuya información se puede visualizar en la pantalla del ordenador de viaje, no sobrepasa nunca ningún límite extraño. Ni siquiera en verano. ¿Y el consumo de combustible? No ha resultado ser precisamente bajo, ya que al término de este largo recorrido de 100.000 kilómetros se ha bebido una media de 9,3 litros cada 100 kilómetros. Nunca menos, pero tampoco es mucho para un coche que galopa con 160 CV. Si conduces de un modo moderado, entonces las cifras bailan entre los siete y los ocho litros. Por su parte, el consumo de aceite durante el test es inapreciable. En recorridos largos, los pasajeros del Golf se benefician de una suspensión firme (pero bien amortiguada) y de unos asientos excelentes.

Ni siquiera los que llevan muchas horas al volante se pueden quejar de nada. Aunque más que la comodidad, lo que me ha llamado la atención es lo bien que envejecen estos asientos y todas las piezas en general. Es asombroso que el salpicadero esté recubierto de un material tan bueno que parece recién comprado... Incluso después del test de los 100.000 km que hemos realizado al Volkswagen Golf 1.4 TSI. Entonces, ¿se puede concluir sin temor a equivocación que todo es perfecto? Por supuesto que no, hablar de perfección es demasiado arriesgado. Esto es algo que no está al alcance de casi nadie, y los fabricantes del Golf no son una excepción. Para merecer un diez, este Volkswagen debería tener un climatizador más potente ya que, en los días más duros del invierno, el coche necesita un montón de tiempo para que las ventanas se desempañen o para que tus pies congelados entren en calor. También deberían haberle puesto un navegador más eficaz que el RNS 310 opcional o una pantalla que se pueda leer mejor cuando le da el sol.

Conclusión

Lo mejor

este cuatro cilindros actúa de forma suave y contundente, sin retardo de turbo

Lo peor

Climatizador poco potente. Las ventanas tardan en desempañarse.

Lecturas recomendadas