Prueba

Prueba Suzuki Swift Sport 2018: Esencia... muy deportiva

Nota

8

Alfredo Rueda
Actualizado:

En esta prueba del Suzuki Swift Sport 2018 te mostraremos el renovado compacto japonés, que llega con un motor 1.4 Turbo de 140 CV y, sobre todo, con un espíritu muy, muy deportivo.

Un coche divertido siempre es bienvenido. Por eso encaro la prueba del nuevo Suzuki Swift Sport con una sonrisa. A lo largo de las tres generaciones anteriores, el Swift Sport ha ido agrandando su nombre. A ver, no es que haya sido un superventas, pero siempre ha formado parte de esos coches que, por lo que sea, han merecido más de lo cosechado. Para mi gusto, el mejor fue el primero. Me gustaba su motor atmosférico 1.6 de 125 CV que subía de vueltas con garra y, aunque no tenía unas prestaciones de infarto, te lo pasabas pipa en carreteras de curvas.

La segunda generación del Suzuki Swift Sport ganó potencia, 136 CV, aunque mantenía cilindrada. Pesaba algo más y era mayor, pero la esencia se mantenía: si sabías llevarlo en el régimen adecuado, era más que satisfactorio. Lo malo es que no estuvo mucho tiempo en el mercado.

Y de ahí pasamos al Swift Sport 2018, que es un coche que se podría definir como sincero: su imagen no es radical porque no es un deportivo de ese tipo. Tampoco es superancho, superbajo y con ruedas supergrandes: es un utilitario dinámico y fácil de conducir. Además estrena motor turbo, un 1.4 que también utilizan otros modelos como el Suzuki Vitara y que le sienta bastante bien. Puestos a pedir, y ya que estamos ante un modelo con la etiqueta Sport, quizá un empujoncito en potencia para diferenciarlo no hubiera estado mal, aunque supongo que habrá razones de peso para no haberlo hecho.

Vídeo: así es el nuevo Suzuki Swift Sport

Empiezo la prueba del nuevo Suzuki Swift Sport echando un vistazo al exterior. La apariencia deportiva se la da la nueva parrilla hexagonal con efecto 3D, los nuevos paragolpes, faldones laterales en acabado de fibra de carbono, spoiler trasero, difusor... y una doble salida de escape REAL. También las llantas, de 17 pulgadas, son de nuevo cuño.

Suzuki Swift Sport 2018
Suzuki Swift Sport 2018

El modelo que ves en las fotos es idéntico al que pude conducir y que está pintado en Champion Yellow, inspirado en el coche de rallyes de Suzuki Works del Campeonato Mundial de Rally Junior. Este tono es nuevo y se une al resto de la paleta habitual: Rojo Burning Perlado, Azul Speedy, Blanco, Plata Premium, Gris Mineral y Negro Superior Perlado.

Interior deportivo… y bien equipado

Al entrar al interior, la sensación es idéntica que en los demás Suzuki Swift: es amplio, con el parabrisas y el techo lejos para dar una mayor sensación de amplitud. Los asientos deportivos no son solo cómodos, sino que además sujetan muy bien el cuerpo y te permiten hacer kilómetros de secundarias sin echar de menos una regulación lumbar. El nuevo volante, con formas más deportivas y con cosido de hilo rojo, remata este interior ‘racing’.

 

Suzuki Swift Sport 2018
Suzuki Swift Sport 2018

Con su pantalla digital a color de 4,2 pulgadas entre los relojes y las indicaciones de entrega instantánea de par y del turbo, la información deportiva también es superior al modelo estándar. Respecto al infotainment, el Suzuki Swift Sport 2018 lleva una pantalla táctil de 7 pulgadas, con navegador 3D y conectividad por Bluetooth, con integración de Apple CarPlay, Android Auto y MirrorLink.

Suzuki Swift Sport 2018
Suzuki Swift Sport 2018

 

Suzuki Swift Sport: motor pequeño, gran comportamiento

El 1.4 Boosterjet con turbo e inyección directa es tetracilíndrico más ligero y, sobre todo, enérgico, que el 1.6 atmosférico anterior. Aparte de los 140 CV a 5.500 rpm, tiene la ventaja con respecto al anterior de que cuenta con 230 Nm de par entre las 2.500 y las 3.500 rpm, lo que lo hace más utilizable en el día a día, ya que puedes utilizar marchas más largas. Aun así, el Suzuki Swift Sport 2018 acelera de 0 a 100 km/h en 8,1 segundos y alcanza los 210 km/h de máxima. 

Suzuki Swift Sport 2018
Suzuki Swift Sport 2018

El Suzuki Swift Sport 2018 tiene un punto muy bueno que es su ligereza. Gracias a la nueva plataforma Heartec se permite el lujo de bajar de los 1.000 kilos y cuenta con suspensiones también revisadas, en las que se mantienen los amortiguadores Monroe. En el tren delantero ahora cuenta con una barra estabilizadora de mayor grosor que provoca una nobleza en curva muy destacable, así como muy buenas reacciones en rápidos cambios de apoyo encadenando curvas a derecha e izquierda. Además el cubo y los rodamientos de la rueda se han montado como una sola pieza y la anchura entre los rodamientos se ha incrementado, lo que supone un 15 % más de rigidez en los giros.

Pero lo mejor de todo es su funcionamiento. En esta prueba del Suzuki Swift Sport 2018 he podido comprobar cómo sube el 1.4 increíblemente bien de vueltas ya desde abajo y ofrece un incremento de potencia progresivo y lineal, sin patadas ni altibajos debidos al turbo, algo de lo que algunos coches nuevos aún adolecen. De hecho, parece que no lo tiene y que, simplemente, se trata de un motor atmosférico mucho más gordo y con unos bajos mucho más llenos. Los 140 CV pueden no parecer muchos, pero con un conjunto por debajo de los 1.000 kg (975, 80 kilos menos que el actual), no es de extrañar su agilidad general.

Suzuki Swift Sport 2018
Suzuki Swift Sport 2018

En el tren trasero, la suspensión también se ha revisado a conciencia para mejora la estabilidad, pero también tiene mucho que ver su aumento de batalla en 20 mm y sus vías delantera y trasera en 40 mm, lo que, unido a una disminución en la altura de la carrocería en 15 mm, ayuda también a mejorar esa buena estabilidad de la que te hablo. 

Por cierto, la transmisión es manual, de seis velocidades, con unas inserciones buenas, pero no lo suficientemente rápidas y cortas que demanda este modelo.

Con todo esto asimilado, enfilo una carretera de montaña de las de curva, contracurva, subida, bajada... Me gusta el set up de las suspensiones. No son durísimas, pero contienen bien la carrocería a la hora de frenar o hacer apoyos fuertes. Además, las suspensiones le dotan de un guiado bastante bueno al que sin duda aporta su granito de arena la dirección, que es rápida, precisa y con el peso adecuado.

En ese terreno, la prueba del nuevo Suzuki Swift Sport no defrauda: sales disparado de curva a curva, frenas cuando quieres y lo metes por la línea sin problema. Una de las cosas que mas me ha sorprendido es la tercera. Sí, me refiero a la marcha. Es fantástica en recorridos virados. Si te metes a hacer un track-day, por ejemplo, podrías estar todo el día con esa velocidad engranada, porque te permite ir tanto a 50 km/h comoa 150... Y no es un decir.

En cuanto a su comportamiento en autopista, está bien aislado en general, aunque el aire se deja notar un poco más de la cuenta cuando subes el ritmo, aunque el motor se queda en un segundo plano a pesar de contar con unos desarrollos en las marchas largas un pelín cortos: en sexta vas a 120 a 2.750 rpm. En todo caso, nada grave.

Seguridad, precio y garantía

Y en el apartado de equipamiento de seguridad, el pequeño Suzuki Swift Sport 2018 aventaja a rivales como el Ford Fiesta, cuya versión 1.0 ST-Line de 140 CV es un rival natural o el Seat Ibiza, que con el 1.5 TSI está en la misma situación. En el Suzuki no faltan de serie elementos como un sistema de detección de obstáculos por cámara y sensor láser, la frenada de emergencia autónoma por medio de una cámara dual, el aviso de abandono de carril entre 60 km/h y 160 km/h, la alerta anti-zigzagueo desde 60 km/h, el asistente de luces de carretera o el control de velocidad adaptativo.

Suzuki Swift Sport 2018
Suzuki Swift Sport 2018

Para rematar la prueba del nuevo Suzuki Sport, solo me queda hablar de plazos: llega a los concesionarios en breve con un precio muy atractivo: 21.370 euros, que se quedan en 19.370 con la campaña de descuento de 2.000 euros que, de momento, no tiene fecha de caducidad, así que si me loo preguntas, sí: me parece el deportivo 'no-radical' pequeño que hay que tener. 

¿Los buscas más grandes? Aquí tienes todos los coches nuevos que puedes desear.

Conclusión

Lo mejor

Motor solvente y alegre, dinámica muy divertida y noble, peso contenido, precio asequible, equipamiento completo

Lo peor

Suspensión algo dura, sin opciones, maletero pequeño

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Periodista apasionado de todo lo que tenga motor: Coches, motos y ahora, también, cacharritos con alas...