Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba Suzuki S-Cross Mild Hybrid, se gana la etiqueta ECO

Prueba Suzuki S-Cross Mild Hybrid
Nota

7

Hasta 10kW extra para reducir consumos y emisiones

Ya hemos probado el Suzuki S-Cross Mild Hybrid, que gracias a su red de 48 voltios a bordo se gana la etiqueta ECO de la DGT. ¿La razón? El motor 1.4 BOOSTERJET recibe un sistema microhíbrido con el que, según datos oficiales, mejora la eficiencia del gasto de combustible entre el 15 y el 20%, dependiendo de la versión y siempre en comparación con el actual motor (según el ciclo de homologación WLTP). 

La verdad es que, no por repetida, la fórmula deja de funcionar. Las ventajas que proporciona la etiqueta ECO hace que sea un bien muy preciado, y que por eso, las marcas se lancen a introducir bajo los capós sistemas micro-electrificados para ganarse el favor de la DGT con la susodicha pegatina verde y azul.

Prueba Suzuki S-Cross Mild Hybrid, en 4x2 y 4x4

Suzuki ya sabe lo que es esto (lo ha hecho recientemente en el Suzuki Vitara) y ahora ha decidido exportar el sistema a su Suzuki S-Cross, que recibe una red de 48 voltios para alimentar a un generador que, en algunas situaciones, apoya el trabajo del motor de gasolina 1.4 Boosterjet para mejorar su eficiencia, con un gasto de combustible que se puede ver reducido entre el 15 y el 20%, dependiendo de la versión y siempre en comparación con el actual motor. En cifras, el nuevo sistema es capaz de generar hasta 10 kW extra. No son muchos, pero todo suma.

VÍDEO: así es el Suzuki S-Cross Mild Hybrid

 

En marcha, solo la pantalla de la instrumentación te dice exactamente lo que está pasando bajo el capó: un diagrama donde se ve reflejado el flujo energético que va desde la batería auxiliar de 48 voltios y 0,38 kWh hasta el generador. ¿Se nota? Sinceramente: apenas se siente, aunque en marchas largas, y al acelerar con cierta contundencia, sí que percibes ligeramente esa ayuda extra.

Prueba Suzuki S-Cross Mild Hybrid

De todas formas, lo importante es que el resultado de su funcionamiento lo obtienes en un dato de consumo más contenido, y ahí he podido medir unos razonables 6,7 l/100 km siempre intentando hacer un uso equilibrado del pie derecho y sin grandes aceleraciones. No obstante, las mejoras que ha introducido Suzuki en su S-Cross van más allá de su sistema Mild Hybrid.

Prueba Suzuki S-Cross Mild Hybrid, más equipamiento

Y es que, por ejemplo, con el acabado GLE, el de acceso, se incorpora de serie el Control Predictivo de Frenada que incrementa la presión que ejerce el propio conductor sobre el pedal del freno en caso de que se detecte un riesgo de colisión. Si este es inevitable, actúa sobre los frenos de forma automática para evitar el golpe o, simplemente, reducir los daños.

Prueba Suzuki S-Cross Mild Hybrid

Y más cosas: al igual que ya estaba en la terminación GLX, la más alta de la gama, esta versión GLE añade el control de velocidad adaptativo, que ajusta permanentemente la velocidad con el coche precedente, haciendo los viajes más cómodos. Son pequeñas mejoras que completan una gama en la que, eso sí, solo existe un bloque de gasolina en dos niveles de potencia, siempre con cambio manual de seis relaciones y que, al menos, puede combinarse con un sistema de tracción a las ruedas delanteras o a las cuatro, con el sistema 4WD Allgrip de la marca, que permite elegir entre cuatro modos de conducción (Auto, Sport, Snow, y Lock).

Precio del Suzuki S-Cross Mild Hybrid 

Desde los 22.400 del Suzuki S-Cross Mild Hybrid GLE hasta 26.745 euros del Suzuki S-Cross Mild Hybrid GLX. 

 

 

 

Conclusión

Lo mejor

Tecnología, consumo contenido a ritmos bajos, suavidad de marcha, etiqueta ECO

Lo peor

Solo se ofrece con cambio manual, consumo muy sensible al uso

Y además