Logo Autobild.es

Prueba del Skoda Scala 1.5 TSI DSG: ¿una alternativa inteligente al Golf?

El Skoda Scala se presenta actualizado, con un aspecto algo diferente y un sistema de infoentretenimiento mejorado. En AUTO BILD hemos probado la versión superior.

Es un concepto que promete mucho coche por el dinero que cuesta: se toma la plataforma del Volkswagen Polo, se alarga y se coloca una carrocería tipo familiar, ligeramente más grande que un Volkswagen Golf. En Europa del Este, el Skoda Scala es un éxito de ventas, pero aquí está a la sombra del popular Octavia y los modelos SUV de la marca. 

Interior

Y eso que a este Skoda compacto no le faltan virtudes, aunque hay un aspecto que destaca sobremanera: la distancia entre ejes de 2.649 mm supera la del Golf en tres centímetros, lo que genera mucho espacio para las rodillas. 

La segunda fila de asientos es apta incluso para personas altas, aunque se sientan en una postura algo baja y con un respaldo bastante vertical. Además, la parte trasera no ofrece nada especial en cuanto a variabilidad.

 

Impresionante es asimismo el maletero, con entre 467 y 1.410 litros, claramente por encima del nivel del Golf. Un gran detalle: los sólidos ganchos de amarre de metal en el maletero, fijados a la chapa. Skoda se opone así a la tendencia, especialmente entre los asiáticos, de hacer los ganchos de amarre de plástico y anclarlos de manera endeble en el revestimiento de plástico de los laterales.

Y ya que estamos hablando de detalles agradables: el Skoda tiene, por ejemplo, el rascador de hielo en la tapa del tanque, el paraguas en el revestimiento de la puerta, la protección automática de los bordes de las puertas (todo en el paquete Simply-Clever) o el embudo en el depósito del lavaparabrisas (de serie).

También muy práctico: enganche de remolque con desbloqueo a distancia, plegable manualmente y fácil de usar, por un precio extra. 

Tecnología

Una de las novedades centrales es el infoentretenimiento, ahora más rápido. Nuestro coche de prueba llevaba el sistema de 9,2 pulgadas (de serie: 8,2) con conexión inalámbrica tanto para dispositivos Android como Apple, y colores brillantes. 

La operación muestra muchos puntos positivos (botones y mandos separados para calefacción/climatización), y el Scala aún ofrece un freno de mano mecánico.

También hay sombras: el control del crucero a través de un satélite a la izquierda de la columna de dirección deja ver la antigüedad de la base tecnológica. Y el volante podría extenderse más.

Prueba del Skoda Scala 1.5 TSI DSG cockpit

Comportamiento y motor

El Scala se conduce con tanta ligereza y seguridad como se espera de una motorización superior. El DSG no cambia tan suavemente como un convertidor de par, pero solo se siente un tirón si se provoca intencionalmente, por ejemplo, en salidas de semáforo. Quien prefiera cambiar manualmente ahorrará un dinero en la compra.

Al conducir, el Scala convence en al menos dos aspectos: por un lado, el chasis con las ruedas de serie de 17 pulgadas de la versión Monte Carlo (el tamaño de rueda medio) absorbe las irregularidades pequeñas como tapas de alcantarilla y grietas tan fácilmente como berlinas mucho más grandes. 

Y parece que nuestro coche de prueba no conoce los ruidos del viento: solo a partir de los 180 km/h se hacen presentes. En carreteras malas, sin embargo, hay chirridos en el salpicadero y partes del revestimiento aquí y allá.

Prueba del Skoda Scala 1.5 TSI DSG zaga

Todavía hay margen de mejora en las distancias de frenado (en promedio 35,6 m con Bridgestone Turanza en 205/50) y en el radio de giro de 11,1 metros, ambos podrían ser menores. Hablando de menor: en nuestra prueba de consumo estándar, el motor de cuatro cilindros requirió 5,9 litros de súper por 100 kilómetros, solo un cinco por ciento sobre el consumo oficial.

El motor de 1,5 litros y cuatro cilindros (150 CV, 250 Nm) con DSG hace del Scala un coche completo, pero a un precio no tan barato como se espera de esta marca, aunque hay alternativas: el 1.0 TSI con cambio manual, por ejemplo.

Factores para decidir la compra 

El rediseño ofrece pocas novedades, pero sí un coche aún más redondo que cubre las leves debilidades del modelo anterior. Sin embargo, el Scala solo es barato realmente con el tricilíndrico manual. El 1.5 TSI solo es necesario si viajas con la familia. Muy bueno: el confort de la suspensión.

Valoración

Nota8

Lo mejor

Espacio, comportamiento, respuesta del motor, equipamiento y tecnologia. 

Lo peor

La versión más equipada y mejor motorizada no es tan competitiva. 

Etiquetas: Coches compactos

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.